Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
February 2017
M T W T F S S
« Jan   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  
Categorías
Archivos

Hacer caridad con el bolsillo ajeno

Hacer caridad con el bolsillo ajeno
Las medidas adoptadas contra los taxis colectivos son discriminatorias y
contraproducentes
Jueves, febrero 16, 2017 | René Gómez Manzano

LA HABANA, Cuba.- De nuevo vuelven los castristas a una de sus
ocupaciones favoritas: hacer caridad con los bolsillos ajenos. En esta
ocasión se trata de las tarifas máximas que las autoridades de La Habana
han decretado para los taxis colectivos, más conocidos como
“almendrones”. Este ejercicio lo comenzó el fundador de la dinastía
reinante con la rebaja de alquileres decretada en el mismo 1959, año de
su trepa al poder.

En aquella oportunidad, un fulminante decreto dispuso la reducción de
las rentas hasta a la mitad. Esto le granjeó al nuevo régimen el apoyo
casi unánime de los inquilinos, amplia mayoría de la población urbana.
Con gran alegría, los beneficiados consagraron el dinero extra a
comprar; a mediano plazo, esto condujo al desabastecimiento. Pero cuando
éste llegó, ya la prensa estaba bajo el control del poder, y la
propaganda atribuyó la carestía a la acción del “enemigo”. Había que
cerrar filas alrededor de los gobernantes que habían adoptado medidas
tan generosas como rebajar las rentas…

En el caso de los viejos autos de alquiler, llueve sobre mojado. Las
autoridades establecen topes a las tarifas, de manera análoga a como,
hace apenas unos meses, fijaron precios máximos a diversos productos
agropecuarios. Ya se sabe en qué terminó aquel experimento anterior:
caída en picada de las ofertas y paso de buena parte de los vendedores a
la complaciente bolsa negra. ¿Hay algún motivo para pensar que el nuevo
ensayo terminará de manera esencialmente distinta?

La actual arremetida contra los almendrones ha producido efectos
contradictorios. Una parte de los usuarios expresa satisfacción al ver
reducidas las sumas que tienen que pagar. Otros sienten irritación por
la evidente merma de los servicios que prestan esos viejos autos, así
como por la renuencia de sus choferes a conducirlos a determinados
destinos. Tal parece que esos antiguos vehículos van hacia ninguna parte.

El disgusto que expresan los operadores resulta comprensible. Los
impuestos son altísimos. Las autoridades regulan y prohíben, pero no se
ocupan de los diversos problemas que confrontan los dueños y
arrendatarios de los taxis colectivos. La reparación de cualquier rotura
implica elevados gastos. En ocasiones, los exorbitantes precios son
cobrados por otros particulares que consiguen las piezas no se sabe ni
cómo. Pero otras veces es el codicioso Estado el que las tasa a precio
de oro.

Algo similar ha sucedido con el combustible. Como se sabe, en la
economía cubana de hoy, la corrupción y la marginalidad se han
convertido en elementos centrales e inevitables. La fuente fundamental
del petróleo que mueve a los taxis colectivos son las entidades
estatales. El desvío de recursos constituye el mecanismo que permite a
los choferes de alquiler conseguir combustible a precios menores que los
monopólicos que cobran las gasolineras.

Lo planteó con bastante claridad el doctor Juan Triana Cordoví en un
extenso trabajo recién publicado en OnCuba: “No se puede asumir que los
choferes de los almendrones compran el petróleo en las gasolineras de
CUPET, a los precios oficiales. A precio CUPET y al cambio de 24 pesos
MN por 1 CUC, es poco probable que se puedan conservar las ‘tarifas
históricas’ para los diferentes trayectos”.

Al reducirse el suministro del codiciado producto a organismos y
empresas, se contrajo la oferta y subieron los precios en el mercado
informal. Por consiguiente, los aumentos en las tarifas de los taxis
colectivos no fueron fruto de la codicia o el egoísmo de los operadores,
sino del comprensible deseo de éstos de mantener sus ingresos, afectados
por la subida real del costo del petróleo.

El celo que exhiben las autoridades ante los almendrones contrasta con
la inacción que muestran ante otros medios de transporte alternativos.
Hace tiempo que los carros de alquiler individuales carecen de
taxímetros. La tarifa de cada carrera tiene que ser ajustada entre
cliente y chofer. Estos últimos piden sin medida, pero los burócratas se
desentienden de esta realidad.

Se critica a los operadores de los taxis colectivos por no completar los
recorridos establecidos; los parten, cosa que les permite cobrar una
suma igual por una distancia menor. Sin embargo, eso mismo hacen con
total impunidad los ómnibus ruteros. Por ejemplo, los que se supone que
circulen entre la Playa de Mariano y el Capitolio, anuncian de manera
sistemática que sólo llegan hasta la heladería “Coppelia”; incluso
cambian el recorrido, pero ninguna autoridad toma cartas en el asunto.

En el ínterin, sobre los operadores de taxis colectivos se cierne la
amenaza de la represión. Los mismos que en su momento idearon una figura
delictiva que parecía generada por el cerebro enfermo de un orate
(“prestación deficiente de servicios”), anuncian medidas estrictas, que
pueden llegar hasta sanciones penales y el comiso del vehículo. También
han habilitado un teléfono para denunciar cualquier irregularidad real o
supuesta, un medio ideal para ajustes de cuentas personales de todo tipo.

En resumen, el transporte en La Habana —malo de por sí— ha empeorado aún
más. Y de nuevo corresponderá al desamparado cubano de a pie sufrir en
su propio pellejo esta desgracia adicional. Sin importar que, en las
contadas ocasiones en que pueda abordar un almendrón, pague algunos
pesos menos.

Source: Hacer caridad con el bolsillo ajeno | Cubanet –
www.cubanet.org/opiniones/hacer-caridad-con-el-bolsillo-ajeno/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *