Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
January 2016
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Categorías
Archivos

La Guerra de Angola – lo que nos costó a los cubanos

La Guerra de Angola: lo que nos costó a los cubanos
Por Jaime Leygonier/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Por el aniversario 40 de la intervención de Cuba en Angola,
durante el 2015 la TV y prensa oficial dedicaron espacios a documentales
a “la epopeya de Angola”. Centrados en el discurso elogioso y anécdotas
de entrevistados, nada aportaron al conocimiento de esa historia.

Fidel Castro intervino en la Guerra Civil de Angola (1975-2002) desde
1976 hasta la retirada del contingente militar cubano en 1991. Durante
esos 15 años su prensa jamás anunció bajas ni gastos de las tropas
cubanas. Esto puede comprobarse fácilmente leyendo la información
nacional de la época. Y dejaría el mismo resultado la literatura que se
produjera después.

Concluida la etapa del conflicto armado, la opinión pública en Cuba
acogió con desconfianza la cifra oficial final de 2077 muertes en las
tropas interventoras de la isla. Se comentó que ocultaba un número mucho
mayor, y que tampoco recogía el total de enfermos, mutilados e
incapacitados que trajeron de regreso, ni los que de estos fallecieron
en la patria.

En conversación casual, un ex–militar que laboró como administrativo en
Angola durante parte de ese conflicto aportó a quien escribe su
testimonio sobre cifras mayores e ingentes gastos. Imposibles de
verificar mediante otra fuente oficial, sus datos son los siguientes:

Muertos: 14 000.

Heridos, mutilados, incapacitados: 60 000 – 70 000.

Gastos: 1 – 2 millones de dólares diarios.

Los alimentos para la tropa eran comprados en Argentina y transportados
en barcos al país africano, lo cual generó una deuda de 6 000 o 7000
millones de dólares, finalmente pagada.

El testigo no aportó datos sobre el volumen de los gastos del tráfico
naval para transporte de tropas y abastecimientos. Tampoco incluyó
montos sobre muchos materiales y productos enviados a Angola desde Cuba,
tales como grandes cantidades de cemento o de sal para abastecer a las
tropas (Los jefes cubanos la comerciaban con la población local, ya que
la sal servía de medio de pago).

El ex-funcionario que atestigua declaró: “Ignoro la cantidad de cemento
enviada, pero en Cuba hacia falta. En ese entonces, Fidel Castro lo
dilapidó. Hoy, todo se derrumba por aquí”.

Y agregó: “Por esos años de la guerra angolana Fidel Castro hizo
construir el separador de hormigón de la Avenida de Rancho Boyeros. Pero
no lo hizo para cuidar a los transeúntes y el tráfico. Lo levantó para
su protección contra algún atentado cuando transitaba al aeropuerto.
Solamente con los materiales del separador hubiéramos reparado decenas
de miles de apartamentos que hoy no existen por derrumbe, o que son
irreparables. Súmale lo enviado a Angola. Allá construyó carreteras y
sin embargo en Cuba no terminó su autopista de las ocho vías, llena de
baches, y muy peligrosa. Las calles de La Habana están destruidas, igual
que las aceras”.

Y concluyó: Nada bueno sacamos de esa guerra; enfermedades raras,
pérdidas millonarias… ¿Qué servía a planes geopolíticos de los
soviéticos y “cambiaba sangre cubana por petróleo ruso”? He oído ese
argumento y me parece simplón. Era Fidel quien empujaba a los rusos en
Angola y gastaba más de lo que le daban. Esa guerra empobreció a Cuba,
sin dejarnos ningún fruto. Quisiera algún día leer por qué ocurrió, qué
pretendía Fidel; porque no quiero pensar que estuvimos allí únicamente
para que él jugara al Napoleón con tanquecitos en el mapa. Ganó
influencia mundial, sí, pero ¿qué sacó de ella y de esa política de gran
potencia que no éramos? Y ahora los cubanos emigran, no ya a EE.UU.,
sino a Angola, y les va mejor que en Cuba.

Desde hace décadas, los psiquiatras y otros médicos cubanos conocen y
declaran extraoficialmente que los dos grandes picos de la tabla gráfica
del alcoholismo en nuestro país los marcan los movilizados para las
zafras azucareras de 1969 -70 y los que marcharon a la guerra de Angola.

Decenas de miles de cubanos que sirvieron militarmente en África
regresaron alcoholizados. El testigo no conoce la cifra aproximada y
probablemente no exista ningún estudio oficial sobre este tema.

Es público el testimonio de los ex combatientes de que sus mandos los
abastecían abundantemente de botellas de ron Havana Club, transportadas
desde Cuba con ese fin.

Source: Boletín de noticias Hablemos Press – Misceláneas de Cuba –
www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/5696d8cc3a682e1798a7afee#.Vpe2AxUrLjY

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *