Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
January 2016
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Categorías
Archivos

Algo también preocupante – los accidentes de tránsito

Algo también preocupante: los accidentes de tránsito
enero 20, 2016 12:09 pm·

Santos Suárez, La Habana, Frank Cosme, (PD) El pasado 29 de diciembre en
Santiago de Cuba, el choque de dos camiones de transporte de pasajeros
dejó un saldo de 13 fallecidos y 34 heridos. Cinco accidentados más
estaban reportados de graves.

Según reportes de la Agencia de Información Nacional (AIN), que a su vez
se sustentan en los informes de la Dirección Nacional de Tránsito, los
accidentes de este tipo se han convertido en un tema preocupante, por
ser la quinta causa de fallecimientos en Cuba.

Entre enero y noviembre de 2015 murieron 688 personas en accidentes de
tránsito.

Es algo más que preocupante, podríamos agregar, sobre todo para aquellos
que diariamente tienen que trasladarse en a sus centros de trabajo o
estudio en transportes que además de ineficientes, en muchas ocasiones
son conducidos por individuos que no prestan la debida atención a la
conducción.

Como en el señalado caso de Santiago de Cuba, las noticias parecen
centrarse más en los accidentes en donde están implicados transportistas
privados.

La realidad es otra. Todo chofer de experiencia sabe que a cualquiera
que tenga un timón en la mano le puede “saltar la liebre”. Dicho en
otras palabras, cualquiera puede tener un accidente, incluso sin ser
causante otro lo puede provocar.

Está demostrado por estadísticas mundiales que el factor humano es la
causa del mayor porcentaje de accidentes de tránsito y entre estos
factores está en primerísimo lugar la distracción y no los desperfectos
técnicos, como casi siempre aseguran los medios nacionales, sobre todo
cuando se trata de boteros y camiones privados.

Hay choferes distraídos y peligrosos, los que piensan que darse un trago
no les afecta, los acróbatas que creen estar en la pista de
Indianápolis, el alardoso con el parabrisas lleno de calcomanías de
clubes deportivos, marcas y logos de autos y accesorios, o letreros como
“Soy el bárbaro”, que restan visibilidad, el charlatán que habla
manoteando y mirando al interlocutor, confundiendo a los que vienen
detrás, o el chapucero, con su vehículo amarrado con alambre.

Existen otros factores que pueden ocasionar distracción, aunque no sea a
un chofer peligroso. Manejar hablando por teléfono, en chancletas, que
por no ser zapatos cerrados se puede enredar en cualquier cosa, o las
mujeres que manejan autos o motos con los tacones muy finos conocidos
como “puyas”.

Los viejos choferes recuerdan que antaño los policías de tránsito te
multaban por no tener las dos manos en el timón, o por conversar sin
tener la vista fija en la vía.

Eran los tiempos en que el Departamento de Tránsito tenía una efectiva
campaña contra la distracción. En la TV existía el programa Tránsito
para tal fin. La campaña tuvo éxito con la creación del oso Prudencio,
que también aparecía en muchas vallas de las carreteras invitando a
tener atención al conducir.

Los más viejos recordarán como de la noche a la mañana desaparecieron en
un santiamén los choferes media nalga. Eran aquellos que manejaban con
una nalga en el asiento y otra en el aire, a lo que habría que sumarle
la “jevita sentada atrás”. Una especie de estilo guaposo que hizo
metástasis en los ómnibus de pasajeros.

Por citar otro caso, también se esfumó la costumbre de algunos
conductores de manejar con un brazo recostado en la puerta. Para tal
fin, hasta se vendían unas esterillas que se colocaban sobre esta.

La efectiva campaña del oso Prudencio iba acompañada con otra para los
que no hacían caso de sus advertencias: las multas. Decisivamente fueron
las que hicieron desaparecer esas malas costumbres al manejar.

Hoy hay nuevas formas de distracción al manejar. La jevita ha hecho de
nuevo su aparición en los ómnibus de pasajeros. Esta vez no se sienta
detrás, sino que se para al lado del chofer. Algunas hasta le tiran el
brazo por los hombros.

Si a eso le sumamos el escándalo por la música a todo volumen que ponen
los choferes en muchos de estos ómnibus, bien se podría decir que los
pasajeros cubanos son una especie de kamikazes, de suicidas, que
desesperados por trasladarse, no reparan en estas situaciones que
podrían originar accidentes.

Y que me dicen de la nueva costumbre de algunos boteros y camioneros de
manejar con los billetes en la mano. No hay control del timón cuando una
mano está agarrando otra cosa.

¿Quién en su sano juicio pude decir que se puede tener los cinco
sentidos en la conducción de un vehículo con estas anomalías?

Si esto es el comentario de muchos en la calle, ¿qué pasa con la
Dirección Nacional de Tránsito que no vuelve a activar al oso Prudencio
y a multar esas irregularidades?

Hay algo más que no se ha tomado en consideración. Se dice que en las
entidades estatales no solo evalúan los conocimientos y la habilidad en
el manejo, sino también las condiciones psicológicas del que va a tener
la responsabilidad por la vida de los pasajeros.

¿Cómo se mastica entonces esto? Porque sin ser expertos, muchos
encuentran que algunos de estos “drivers” no tienen ni el talante ni las
condiciones psicológicas para otorgarles la responsabilidad de un vehículo.

Entonces habría que pensar que todo este problema se inicia con el
“empleador”, porque no hace falta hacer a algunos un test psicológico,
basta con observarlos.
glofran864@gmail.com; Frank Cosme

Source: Algo también preocupante: los accidentes de tránsito | Primavera
Digital –
primaveradigital.net/algo-tambien-preocupante-los-accidentes-de-transito/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *