Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
December 2015
M T W T F S S
« Nov   Jan »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Categorías
Archivos

El arte de la fuga

El arte de la fuga
En Cuba, no importa lo que cueste o tenga que inventar el evasor
jueves, diciembre 24, 2015 | Víctor Manuel Domínguez

LA HABANA, Cuba.- Asirse como un ciego a su bastón en medio de una
estampida general es otra forma de fugarse del país. En Cuba, no importa
lo que cueste o tenga que inventar el evasor. La cuestión es sortear las
minas antipersonales de la ideología oficial, las desvencijadas vallas
donde se pudren las promesas de la revolución, y las alambradas
económicas y sociales que impiden avanzar.

A diferencia de quienes escapan en aviones o en tren, barcazas, arrias
de mulos, a pie o a nado desde Cuba y el extranjero hacia cualquier
rincón de la tierra, los que se quedan flotan, aíslan, levantan
castillos en el aire, y fingen ser aquello que soñaron y no fueron en
medio de la crisis y el temor.

No importa si tienen que aplaudir otras mentiras más, vender su alma al
diablo contra la desilusión, o hacer creer que están aquí mientras huyen
por todos los medios imaginarios posibles hacia las improvisadas
geografías de su interior, en una fuga mental donde cambian de piel,
carácter e identidad.

La meta es escapar de los desastres y el estancamiento de la revolución.
Más de medio siglo de crisis en el transporte, los salarios, el fondo
habitacional, la alimentación y otras necesidades básicas, les ponen
alas en los pies y en la imaginación. Auto marginarse del opresivo
entorno les permite sobrevivir.

Para lograrlo acuden a cualquier subterfugio legal o ilegal. Ficticio o
no. Se inventan un paraíso onírico en medio de un infierno real. Juegan
cualquier rol. Apuestan por enajenarse del control estatal, no importa
si a través de seriales y telenovelas extranjeras, un falso poder o una
botella de ron.

Muchos, para poder vivir en babia o “tontolandia” como zombis
amaestrados, en un país remedo cuasi similar en teoría a la Utopía, de
Tomás Moro, La ciudad del sol, de Campanella, pero emparentado en la
práctica con la Granja de animales de Orwell, cambian de piel como
serpientes, y se inventan los estatus soñados u otra personalidad que
los ayude a creerse diferentes.

No pocos, como una Scherezada tropical con traje verde olivo sentada en
un balcón a punto del derrumbe total, o frente a una mesa de dominó, se
inventan un cuento donde sueñan ser Madonna o Bill Gates, Lionel Messi o
Carolina de Mónaco, para evadir cada día el frío de la tierra bajo los pies.

Otros, se sienten magnates por tener una casa de tres cuartos, un
almendrón y una piscina portátil clavada en el medio del patio.
Empresarios por regentear una paladar con tres mesas y dos trabajadores.
O artistas y arquitectos por el pelo erizado y construir barbacoas, en
otra vía mental para huir de los baches, las carencias, el acoso, la
desidia general y el desencanto.

Ninguno quiere saber de guardias obreras o en el comité de defensa de la
revolución, asambleas de producción, pagar días de haber o cuotas del
sindicato, trabajos voluntarios, marchas u otras supuestas muestras de
reafirmación revolucionaria, y si lo hacen, es por no desaparecer del
paisaje.

Por eso el arte de fugarse no está sólo en huir, dejar atrás o borrar de
un tirón un estilo de vida, una identidad, el perro, un esmirriado o
cómodo sillón, los amigos, amores, la desesperanza y el terruño natal,
sino también en quedarse y construir otros sueños de “prosperidad” en
medio de la nada.

vicmadomingues55@gmail.com

Source: El arte de la fuga | Cubanet –
www.cubanet.org/actualidad-destacados/el-arte-de-la-fuga/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *