Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
Categorías
Archivos

Una odisea a la Isla de la Juventud

Una odisea a la Isla de la Juventud
La necesidad de transporte para los nacionales quedó relegada a un
segundo plano. A la Isla de la Juventud la separan mucho más que sesenta
millas sobre el Golfo de Batabanó
viernes, julio 10, 2015 | Reinaldo Emilio Cosano Alén

LA HABANA, Cuba. -Abel Rojas Alemañy tiene 38 años y vive con su esposa
en Guanabo, al este de La Habana. En días recientes, la pareja tuvo que
viajar a Isla de la Juventud para realizar unos trámites oficiales, y
ahora comparte con Cubanet los detalles de lo que constituyó una odisea.

Después del viaje desde el apartado Guanabo, más dos horas de espera en
la Terminal de Ómnibus Nacionales en La Habana, Rojas y su esposa
partieron a Batabanó. Otras dos horas de carretera y ya habían llegado a
esa ciudad al sur de La Habana, donde se halla el embarcadero para ir
rumbo al puerto Río Las Casas en Nueva Gerona. La capital de la segunda
isla del archipiélago cubano queda a sólo sesenta millas náuticas.

“Fue un viaje molestísimo a Nueva Gerona en el catamarán Río Júcaro”,
cuenta Abel Rojas. La nave, con capacidad para algo más de 300
pasajeros, fue fabricada para usar aire acondicionado por lo que viaja
cerrada; pero para la climatización no había más que unos pocos
ventiladores que intentaban el vano refrescar el intenso calor del verano.

El relato continúa: “Dos días después regresábamos a La Habana mi esposa
y yo, en la misma embarcación y con las mismas molestias. Pero también
volvían cinco turistas extranjeros quienes, al conocer que el viaje
sería en Río Júcaro, armaron tremenda protesta. Dijeron que habían
pagado sus pasajes en divisa extranjera para ahora tener que ir
incómodos en una embarcación sin aire acondicionado y que no tenían
porqué aguantar esa situación. Se plantaron en sus razones con tanto
vigor, negándose a abordar la nave, que la administración del puerto
decidió poner a navegar el catamarán Río Las Casas para acabar la
protesta, a la cual ya se sumaba el resto de los viajeros. Gracias a
esos señores extranjeros pudimos cruzar el mar cómodos y regresar a La
Habana”.

“Es triste contemplar antiguos ‘cometas’ -embarcaciones muy rápidas de
pasajeros, de la época soviética, que prestaron un servicio útil durante
muchos años- permanecer como estatuas, varadas en una orilla del río,
inservibles, pudriéndose, muestra del deterioro progresivo de la
transportación entre las dos islas”, lamenta el hombre. “El viaje por
avión también es difícil, por haber pocas salidas y poca capacidad pues
se trata de aeronaves pequeñas. La reservación de vuelo se hace con
varios meses de anticipación, o inscribiéndose en una lista de espera,
para aprovechar el fallo de algún viajero que en último momento no pudo
abordar”.

Los barcos que cubren viajes entre ambas islas eran fabricados y
reparados en el astillero del puerto de Santiago de Cuba; pero en los
últimos años el gobierno cubano ha estado enfrascado en la entrega de
embarcaciones para cumplir compromisos con Venezuela. La necesidad de
transporte para los nacionales quedó relegada. Conocida también como
Isla del Tesoro, de las Cotorras o ?a la vieja usanza? como Isla de
Pinos, el Municipio Especial es un punto oscuro de la geografía,
incomunicado con el resto del archipiélago.

Source: Una odisea a la Isla de la Juventud | Cubanet –
http://www.cubanet.org/actualidad-destacados/una-odisea-a-la-isla-de-la-juventud/

Tags: ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *