Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
Categorías
Archivos

Cruceros y otras prohibiciones

Cruceros y otras prohibiciones
WALDO FERNÁNDEZ CUENCA | La Habana | 13 Jul 2015 – 6:59 am.

Culpan al embargo del poco tráfico de cruceros hacia la Isla, pero no se
menciona que Fidel Castro fue quien más daño le hizo a esta actividad.

Carnival, la compañía de cruceros más grandes del mundo ya podrá atracar
en puertos de la Isla después de una licencia otorgada por el Gobierno
norteamericano.

Quien lea las noticias relacionadas con la actividad de cruceros hacia
la Isla se topará con la versión elaborada por el Gobierno cubano, quien
culpa una y otra vez al embargo norteamericano del poco tráfico de
cruceros hacia la Isla y la consiguiente subexplotación de los puertos
cubanos habilitados con ese fin. Pero no se menciona que fue Fidel
Castro el que más daño le hizo a esta actividad, al cancelar de golpe y
porrazo en 2005 las operaciones de la compañía cubano-italiano Cubanco
S.A, aduciendo argumentos tan ridículos como que los turistas de los
cruceros ensuciaban la ciudad.

Con esa medida, Castro cerraba las fronteras marítimas a cualquier
posible influencia que escapase al estricto control de las autoridades
cubanas.

Los efectos de esa medida se hicieron sentir rápidamente y la estancia
de cruceros cayó abruptamente en un 89%. De 102.000 visitantes que
visitaron Cuba por esa vía en 2005, solo 11.000 lo hacían en barcos
flotantes tres años después. Raúl Castro revirtió la medida de su
hermano apenas se afianzó en el poder y ya para 2009 algunos cruceros
europeos visitaban la Isla. Sin embargo, aunque la actividad de cruceros
desde 2012 ha tenido un crecimiento paulatino no ha podido alcanzar la
cifra de hace diez años. El pasado año visitaban la Isla por esa vía
37.000 personas, un poco menos de la mitad del 2005.

La medida estadounidense apenas levanta expectativas entre los cubanos
de a pie, a quienes solo les queda la posibilidad de observar desde
lejos los cruceros una vez estén en puerto habanero. Pues aunque por
razones económicas la inmensa mayoría no puede aspirar a disfrutar los
servicios de esos lujosos barcos flotantes esa posibilidad también está
proscrita por ley, una medida que se extiende a cualquier embarcación
turística con motor.

“Que un crucero americano pueda venir a Cuba me parece bien, pero yo no
pude disfrutar del delfinario de la playa Guardalavaca en Holguín
simplemente porque había que ir en yate hasta el delfinario y no nos
dejaron”, recuerda Rodolfo, un botero al cual amargaron su luna de miel
con esa impopular prohibición.

“Si vienen más cruceros al país las medidas de seguridad se redoblarán
para evitar que cualquier cubano pueda colarse en esos barcos”, dice el
barman de un bar ubicado en la Avenida del Puerto. “Lo mío será
conseguir la mayor cantidad posible de propinas de los turistas.”

Hace apenas dos años a una cubana residente en España y miembro de la
tripulación de un crucero le impidieron bajarse en el puerto de la
Habana y ver a su familia, solo por ser cubana de nacimiento. Según una
fuente muy cercana a este insólito el caso, la joven estuvo encerrada
varios días en un camarote del crucero sin poder salir y, debido a
presiones de las autoridades cubanas, fue despedida de su trabajo por la
compañía española con la amenaza de que si no lo hacían el crucero no
atracaría más en ningún puerto cubano. Solo podía cruzar la frontera si
estaba casada con algún extranjero a bordo del crucero. La joven no pudo
pisar suelo cubano en ningún momento mientras el crucero estuvo en el
puerto.

¿Sucederá lo mismo con algún posible viajero cubanoamericano de Carnival?

Source: Cruceros y otras prohibiciones | Diario de Cuba –
http://www.diariodecuba.com/cuba/1436744140_15658.html

Tags: , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *