Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
November 2014
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Categorías
Archivos

Dónde compro una maquinita de afeitar?

¿Dónde compro una maquinita de afeitar?”
¿Se acabaron las mulas? La Ley No. 62 del Código Penal, establece: “Se
sanciona con privación de libertad de uno a tres años o multa de
trescientas a mil cuotas o ambas al que introduzca o intente introducir
en el país objetos o mercancías sin cumplir las disposiciones legales”
jueves, noviembre 20, 2014 | Reinaldo Emilio Cosano Alén

LA HABANA, Cuba -“Una amiga al regresar de Miami me regaló una maquinita
de afeitar desechable, marca Guillete, que la considero la mejor del
mundo. La uso hace más de tres meses. Pero perdió filo y me raspa la
cara. Por más que pregunto en tiendas estatales y vendedores
particulares (a quienes prohíben vender artículos de producción
industrial) no encuentro maquinita. Es increíble que al faltar tan
pequeño y necesario artículo de aseo nos sintamos perjudicados en
nuestra imagen personal, trastorna nuestra vida”, dice con pesar
Salvador Valle Carbó, de 25 años, residente en Campo Florido, Habana del
Este.

Sucede a miles. También a mujeres que rasuran partes del cuerpo. Solo
muy ocasionalmente el estado pone en venta hojas y maquinillas
desechables, ausencias achacable al monopolio estatal importador y
exportador desde hace medio siglo. Al parecer no asignan suficientes
divisas para compras.

Ni se fabrican en Cuba, aunque existió una fábrica cubana de hojas de
afeitar, de buena calidad, marca Rey Plata. Su melódica propaganda
decía: “¡Que solo las cubanas acaricien su cara! Hojas Rey Plata, Rey
Plata, ¡acarician de verdad! La fábrica desapareció tras el caos de 1959.

Las mulas son vía de introducir mercancías necesarias, o que gustan más
que las comercializadas en el mercado estatal.

José (nombre supuesto), un mula cubano radicado en Ecuador, cuenta:

“Traigo muchos artículos que no hay o escasean, entre ellos, muy
solicitadas, maquinitas desechables de afeitar. Antes venía dos veces al
mes. Ahora, por las duras limitaciones aduaneras, dos veces y así
obtener alguna ganancia”.

La Aduana de la República desde el 1 de septiembre impuso drásticas
restricciones de importación. Por ejemplos, si antes permitían pasar
cien maquinitas de afeitar desechables por viajero, ahora solo 15.
Productos en conserva, antes, 50, ahora 20; lácteos, antes 30, ahora 10;
torre de computadora, antes, 2, ahora 1.

Elizabeth García, cubana residente en Francia, visitó recientemente a su
familia en La Habana. Porque antes vivió lo insufrible del transporte
público en la isla y conoce los altos precios de renta de autos quiso
traer una moto económica para desplazarse en la ciudad y ahorrar dinero
y tiempo. Al regresar la obsequiarla a un familiar. Contactó
telefónicamente con la Aduana. Respuesta frustrante. Podía ingresar la
moto, pero tenía que llevársela al regreso. Prohibido enajenarla. No
trajo moto.

Un artículo de Oscar Morales en el diario oficialista Juventud Rebelde
(12-11-2014) reseña un suceso en la Aduana del Puerto de La Habana*:
“(…) Hay veces que la inventiva de algunas personas supera la
imaginación. A finales de octubre un residente en el país se presentó
ante la Aduana del Puerto de La Habana (…) a extraer un equipaje no
acompañado (?) que había transportado desde Panamá y según aparecía en
los documentos contenía dos plantas eléctricas (pero) venían piezas y
accesorios de motos no declarados (…) Se comprobó que los motores de
combustión interna que debían formar parte de plantas eléctricas habían
sido sustituidos por motores (unidades) de motos”.

La Ley No. 62 del Código Penal, Título V, Delitos contra la Economía
Nacional, Capítulo XII, Artículo 233, establece: “Se sanciona con
privación de libertad de uno a tres años o multa de trescientas a mil
cuotas o ambas al que introduzca o intente introducir en el país objetos
o mercancías sin cumplir las disposiciones legales”.

¿Qué razón impulsa a cometer este tipo de delito?

El Ministro de Transporte es el funcionario que autoriza, en casos
excepcionales, la introducción de cualquier tipo de vehículo automotor.

Una cubana de visita en Europa, próxima a regresar, escribió a sus
familiares: “Me apena, pero no llevo ningún regalito. No por dinero,
porque aquí hay para todos los bolsillos y las ofertas son muy buenas.
Cosas baratísimas, pero es por las nuevas regulaciones cubanas. Dejo una
cantidad de cosas de utilidad que es una lástima. Todo está
estrictamente regulado. Cuando los artículos necesarios sean asequibles,
a precios justos, no habrá necesidad de tener que cargar con tanto
equipaje, solo lo necesario”.

Una periodista oficialista escribió: “Las nuevas disposiciones según se
anunció en conferencia de prensa, no tiene otro objetivo que proteger
nuestra economía y estimular la producción y la compra en el país”**.

cosanoalen@yahoo.com

Source: “¿Dónde compro una maquinita de afeitar?” | Cubanet –

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *