Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
November 2014
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Categorías
Archivos

Crónica de un viaje o la pesadilla de viajar en Cuba

Crónica de un viaje o la pesadilla de viajar en Cuba
[12-11-2014 20:02:32]
Bernardo Rogelio Arévalo Padrón
Peridista Independiente

(www.miscelaneasdecuba.net).- A todos nos agrada alguna vez que otra vez
visitar amistades y familiares. Las particularidades y características
de quienes nacimos en la isla hace que nos distingamos por fomentar y
fortalecer los lazos que nos unen, pero para el cubano de a pie, es
decir, para la gran mayoría que no cuenta con autos propios, porque
comprarlo en estos tiempos que corren, es como soñar con Alicia en el
País de las Maravillas, se hace inevitable afrontar las peripecias y
amarguras que genera viajar en un ómnibus estatal.
Los modelos de fabricación atentan contra el confort del viajero. El
trayecto desde nuestro pueblo, Aguada de Pasajeros, para la ciudad de
Matanzas, debería ser por la Carretera del Circuito Sur, pero el puente
que divide ambas provincias está tan deteriorado que los ómnibus
modifican su trayectoria y ante esta dificultad, es necesario recorrer
varios kilómetros de más por la Autopista Nacional hasta un desvío que
enlaza con la provincia de Matanzas, por el poblado de Amarrillas.

El puente al igual que la carretera necesitan de una reparación capital,
que aún no está en plan. Como consecuencia se acentúan las incomodidades
sufridas por los viajeros al transitar por vías en mal estado. Está
prevista una parada oficial, de diez minutos, en la Terminal ASTRO de la
ciudad de Colón, para que los tripulantes accedan al servicio sanitario
y gastronómico, en caso que así lo deseen.

Cada día que pasa nuestro pueblo vive con dolor el acentuado perjuicio
que sufren las instalaciones estatales a disposición del obrero
asalariado, a las que el régimen a dejado huérfanas de pre supuestos y
asignaciones.

El baño que generalmente estaba disponible, se encontraba clausurado por
reparación y en el lugar donde funcionaba un restaurant estatal, es un
salón en el que una señora cobra la entrada al baño, que según dicen es
de los trabajadores y cuya limpieza deja mucho que desear.

Por su carácter unisex, era necesario realizar una extensa cola,
organizado de tal manera que podían entrar tres mujeres antecedidas de
tres hombres.

Las ofertas gastronómicas estuvieron protagonizadas por los llamados
“merolicos” (así se les llama a aquellos que venden por su cuenta en las
calles de manera ambulante), de no ser por ellos todo el personal
seguiría de camino sin probar bocado.

El Estado terminó allí con esa responsabilidad.

Deprimente deterioro se observa en la edificación: grandes filtraciones
en el techo, falta de pintura, jardineras descuidadas y basuras por doquier.

Pero como comenté al principio del artículo, estos lugares son para el
“disfrute del pueblo trabajador” que no tiene derecho a reclamar y si lo
hace, tendrán que afrontar el inmovilismo y la inactividad de que son
objeto los procesos gubernamentales.

En la isla las reclamaciones son recogidas en actas que se escriben
sobre hielo. Triste realidad que vive nuestro pueblo.

Experiencias dolorosas aparecen en cada pueblo y ciudad a todo lo largo
y ancho de la isla.

Para otras latitudes del planeta, tal vez, esta crónica de un viaje
parezca cuento de ficción, por contradecir en gran medida la propaganda
que la dictadura exporta para ganar créditos a favor del bienestar
popular, pero le invito a que viajen en los ómnibus al servicio d

A todos nos agrada alguna vez que otra vez visitar amistades y familiares.

Las particularidades y características de quienes nacimos en la isla
hace que nos distingamos por fomentar y fortalecer los lazos que nos
unen, pero para el cubano de a pie, es decir, para la gran mayoría que
no cuenta con autos propios, porque comprarlo en estos tiempos que
corren, es como soñar con Alicia en el País de las Maravillas, se hace
inevitable afrontar las peripecias y amarguras que genera viajar en un
ómnibus estatal.

Los modelos de fabricación atentan contra el confort del viajero. El
trayecto desde nuestro pueblo, Aguada de Pasajeros, para la ciudad de
Matanzas, debería ser por la Carretera del Circuito Sur, pero el puente
que divide ambas provincias está tan deteriorado que los ómnibus
modifican su trayectoria y ante esta dificultad, es necesario recorrer
varios kilómetros de más por la Autopista Nacional hasta un desvío que
enlaza con la provincia de Matanzas, por el poblado de Amarrillas.

El puente al igual que la carretera necesitan de una reparación capital,
que aún no está en plan. Como consecuencia se acentúan las incomodidades
sufridas por los viajeros al transitar por vías en mal estado. Está
prevista una parada oficial, de diez minutos, en la Terminal ASTRO de la
ciudad de Colón, para que los tripulantes accedan al servicio sanitario
y gastronómico, en caso que así lo deseen.

Cada día que pasa nuestro pueblo vive con dolor el acentuado perjuicio
que sufren las instalaciones estatales a disposición del obrero
asalariado, a las que el régimen a dejado huérfanas de pre supuestos y
asignaciones.

El baño que generalmente estaba disponible, se encontraba clausurado por
reparación y en el lugar donde funcionaba un restaurant estatal, es un
salón en el que una señora cobra la entrada al baño, que según dicen es
de los trabajadores y cuya limpieza deja mucho que desear.

Por su carácter unisex, era necesario realizar una extensa cola,
organizado de tal manera que podían entrar tres mujeres antecedidas de
tres hombres.

Las ofertas gastronómicas estuvieron protagonizadas por los llamados
“merolicos” (así se les llama a aquellos que venden por su cuenta en las
calles de manera ambulante), de no ser por ellos todo el personal
seguiría de camino sin probar bocado.

El Estado terminó allí con esa responsabilidad.

Deprimente deterioro se observa en la edificación: grandes filtraciones
en el techo, falta de pintura, jardineras descuidadas y basuras por doquier.

Pero como comenté al principio del artículo, estos lugares son para el
“disfrute del pueblo trabajador” que no tiene derecho a reclamar y si lo
hace, tendrán que afrontar el inmovilismo y la inactividad de que son
objeto los procesos gubernamentales.

En la isla las reclamaciones son recogidas en actas que se escriben
sobre hielo. Triste realidad que vive nuestro pueblo.

Experiencias dolorosas aparecen en cada pueblo y ciudad a todo lo largo
y ancho de la isla.

Para otras latitudes del planeta, tal vez, esta crónica de un viaje
parezca cuento de ficción, por contradecir en gran medida la propaganda
que la dictadura exporta para ganar créditos a favor del bienestar
popular, pero le invito a que viajen en los ómnibus al servicio del
pueblo y realicen sus paradas en las terminales de cada poblado, así
podrán constatar y tener una vivencia propia de la realidad de Cuba.el
pueblo y realicen sus paradas en las terminales de cada poblado, así
podrán constatar y tener una vivencia propia de la realidad de Cuba.

Source: Crónica de un viaje o la pesadilla de viajar en Cuba –
Misceláneas de Cuba –
http://www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/5463aec83a682e03c80717da#.VGSNRvnF9HE

Tags:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *