Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
October 2013
M T W T F S S
« Sep   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Categorías
Archivos

Nos quedamos sin médicos

Nos quedamos sin médicos
Viernes, Octubre 4, 2013 | Por Leonardo Calvo Cardenas

LA HABANA, Cuba, octubre, www.cubanet.org -Por estos días se ha
encendido la polémica a causa del nuevo contingente de médicos que el
gobierno cubano ha exportado a Brasil, a partir de un contrato con las
autoridades del gigante suramericano, avalado por la Organización
Panamericana de la Salud, OPS. Cuatro mil galenos de la mayor de las
Antillas han arribado a Brasil para trabajar en distintas localidades,
con el objetivo de atenuar el déficit de profesionales que padece el
sistema brasileño de atención médica.

Este nuevo contingente se agrega a las decenas de miles de médicos
cubanos diseminadas por el mundo ?veinticinco mil tan solo en Venezuela.
En medio del colapso económico que vive la Isla, se han convertido en
una de las principales fuentes de ingresos para el gobierno de La
Habana. Por su parte, los profesionales y técnicos de la salud cubanos
ven estas salidas como la única posibilidad de dejar atrás por un tiempo
las pésimas condiciones de trabajo y la bajísima remuneración que deben
enfrentar en nuestros derruidos y desabastecidos hospitales, aunque eso
signifique apartarse de familias y pacientes.

Impacto mediático han generado las múltiples imputaciones y críticas por
parte de sectores profesionales brasileños que cuestionan la
manipulación de que son víctimas y la injerencia en su espacio laboral,
amén de la supuesta incapacidad profesional que se imputa a los médicos
que llegan de la Isla.

El gobierno de Brasil pagará a las autoridades cubanas por esta mano de
obra especializada y los médicos cubanos recibirán una ínfima parte de
esos pagos, que constituye mucho más de lo que ganan trabajando en Cuba.
Lamentablemente, el gobierno cubano alquila los médicos como si fueran
siervos o equipos pesados y de paso alimenta su imagen de paladín de la
solidaridad y la cooperación sur-sur.

Más allá de los conflictos éticos o profesionales que genera todo esto,
sería pertinente analizar las consecuencias que para el pueblo cubano y
del sistema de salud de la Isla reviste el convenio.

En primer lugar, debemos imaginar lo que significa extraer treinta mil
médicos y un número considerable de enfermeros y técnicos al sistema de
salud nacional, una simple operación aritmética nos daría la visión de
cuántos profesionales y técnicos han sido sustraídos de los 169
municipios del país. Solo con esta última “escalada solidaria”, cada
municipio de la Isla pierde veintitrés galenos.

Las consecuencias de este lucrativo desenfreno solidario la sufren los
pacientes cubanos que deben esperar mucho tiempo por un turno de
consulta especializada o por una intervención quirúrgica. Durante los
primeros años de la colaboración médica con la Venezuela chavista, las
clínicas estomatológicas de varias localidades del interior del país
fueron prácticamente mudadas a los cerros y poblados del nuevo aliado
suramericano. En el cotizado sistema de atención primaria, los pacientes
atraviesan enormes dificultades para ser oportunamente atendidos. Para
paliar la ausencia de los médicos exportados en los últimos años, las
autoridades cubanas han insertado en las estructuras de salud a una
cantidad considerable de médicos latinoamericanos recién graduados que
en muchos casos no cuentan con la experiencia necesaria para cubrir los
espacios facultativos vacantes.

Mientras el gobierno cubano construye decenas de modernos hospitales en
pequeñas poblaciones de Bolivia, son muchos los municipios y localidades
de aquí que carecen de instalaciones y coberturas adecuadas de salud.
Muchos cubanos deben sortear las carencias y dificultades que imponen
los problemas de transporte y comunicación para buscar en las ciudades
la atención médica especializada que requieren.

Baste el ejemplo del municipio Güira de Melena, donde eventualmente he
residido, con una población de más de treinta y cinco mil habitantes:
carece de hospital y debe compartir con varios municipios el centro
asistencial de otro distante casi diez kilómetros. En el barrio
capitalino donde resido, actualmente no contamos siquiera con un
Policlínico y son varias las noches que pasamos en total desamparo.

Los médicos, enfermeros y técnicos que quedan en la retaguardia de esa
“solidaridad”, que rinde tan buenos dividendos a los gobernantes (éstos
disfrutan de exclusivos, modernos y lujosos centros asistenciales),
deben enfrentar la sobrecarga de trabajo en pésimas condiciones y
reafirmándose como los galenos peor pagados del planeta.

Los gobernantes cubanos continuaran exportando a las personas como
lucrativo banderín de su altruismo interesado, sin reparar en que su
“dádiva” genere polémica o gratitud. Los trabajadores de la salud
seguirán enfrentando las enormes dificultades y traumas de su labor
cotidiana con la esperanza de ser exportados a algún lugar donde su
trabajo sea mejor valorado y remunerado, mientras los pacientes cubanos
llevaran la peor parte de este sistema que parece ser la cosa gratis más
cara de la historia.

montesinos3788@gmail.com

Source: “Nos quedamos sin médicos | Cubanet” –
http://www.cubanet.org/articulos/nos-quedamos-sin-medicos/

Tags: Bolivia, hospital, salud, transporte, Venezuela

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *