Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
June 2013
M T W T F S S
« May   Jul »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Categorías
Archivos

Un viaje en astro, o un viaje atroz

Un viaje en astro, o un viaje atroz
junio 4, 2013
Dariela Aquique

HAVANA TIMES — El asunto de la transportación de pasajeros en Cuba, es
una de las principales asignaturas pendientes. Entre tantas cosas que no
funcionan o que funcionan mal, el transporte público califica para uno
de los primeros lugares en la escala de ineficacia.

Pero si terrible es el servicio del traslado público local habría que
adjetivar de desastroso al de tramos largos, conocido como
interprovincial. Los ómnibus bajo la promoción Astro, iniciaron desde
hace ya algunos años esta prestación a la población.

Bajo la propaganda de una utilidad de excelencia, que brindaría a los
viajeros servicio de proyección de audiovisuales, climatización, caja de
agua potable fría y servicio sanitario, así como puntualidad en los
horarios de salida y llegada a los lugares de destino, y… “toda una
confortable travesía”, justificaba el alto precio de los boletos con
respecto a la tasa salarial.

Desde hace ya bastante tiempo los beneficios de estos viajes, dejaron de
funcionar. Salvo la climatización, ningún otro servicio se presta. Los
baños están clausurados. Los equipos reproductores de videos están
rotos. Las cajas de agua están averiadas. Las salidas y arribo son
bastante imprecisas.

Bastante molesto, si tenemos en cuenta que el trayecto (Santiago-Habana,
por ejemplo) es de alrededor de 13 a 14 horas. Pero que pueden
convertirse en 18 o 20, o más, si hay algún contratiempo. Pero el costo
de los pasajes sigue siendo el mismo.

Mi reciente viaje a la capital, de ida y vuelta fue en un ómnibus Astro.
En primer lugar porque me resultaba más económico que el avión (y que en
este también puedes encontrar muchos percances).Y en segundo porque
supuestamente haría un viaje más rápido que el tren (el que también es
un desastre).

De camino para allá fue bien, salvo las inconveniencias de todo lo que
ya expliqué que no funciona. Pero como era demasiado bueno para ser
verdad, de regreso se vino la fatalidad sobre mis co-viajantes y yo.

Apenas a 10 km de la ciudad de La Habana, explotó una goma trasera. El
aire acondicionado fue apagado de inmediato, porque el chofer explicó
que no podía gastarse el combustible. Por suerte estábamos próximos a un
puente, todo bajamos del carro y no tuvimos que padecer bajo el sol.

En más de una ocasión tuvimos que prestarle nuestros móviles al chofer
para que comunicara con la base, porque según él no tenía medios para
hacerlo. Desde la 1.00 hasta la 5.30 de la tarde, estuvimos esperando al
equipo de reparación.

Hicieron lo suyo bajo protesta y con toda la calma del mundo, diciendo
además que no había carros para hacer trasbordo. Cuando logramos salir
de aquel lugar, estábamos todos exhaustos y hambrientos. Y algunos hasta
con urgentes necesidades fisiológicas.

Alguien preguntó al chofer, si esta contrariedad no implicaba una
indemnización en el costo del pasaje. A lo que este contestó con cierto
sarcasmo: estamos en Cuba.

Y así las cosas, siempre lo mismo y nada pasa, estamos en Cuba, es la
respuesta ante todo lo que está mal, Ahí les van unas fotos. Debieran de
cambiarle el nombre, de viaje en Astro, a viaje Atroz.

http://www.havanatimes.org/sp/?p=86175

Tags: agua, transporte, tren

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *