Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
December 2011
M T W T F S S
« Nov   Jan »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Categorías
Archivos

El viejo mago que hace andar viejos carros

El viejo mago que hace andar viejos carros
Viernes, Diciembre 30, 2011 | Por Ernesto Santana Zald?var

LA HABANA, Cuba, diciembre, www.cubanet.org -Su fama como mec?nico
quiz?s se extiende m?s all? del barrio habanero de El Vedado. Porque lo
cierto es que siempre tiene varios autos dentro y fuera de su taller,
esperando por su trabajo. As? que sobran quienes buscan a Rufino el
mec?nico, el tipo que arregla cualquier cacharro, que siempre est?
manchado de grasa, desde temprano en la ma?ana hasta el anochecer. El
mago que echa a andar cualquier antiguo autom?vil que otros mec?nicos
dan por imposible.

Y no s?lo porque lo diga ?l, que habla todo el tiempo con su vozarr?n
bien articulado e indetenible, sin dejar de trabajar.

Su especialidad son los viejos autos norteamericanos, y eso es evidente
viendo los que hay a su alrededor. Pero no siempre fue as?. Su inter?s
por la mec?nica automotriz comenz? a los nueve a?os y ya a los diecis?is
trabajaba en el Ministerio de Industrias, que dirig?a el Che Guevara,
pero adem?s estudi? mec?nica en un curso por correspondencia de la
National School. Luego trabaj? en otros lugares, incluyendo la f?brica
de ?mnibus Gir?n, hasta que perdi? el puesto, cuando esta f?brica cerr?,
al principio del Per?odo Especial.

Entonces decidi? dedicarse al trabajo por cuenta propia. Una resoluci?n
crucial y de duras consecuencias, pues durante muchos a?os ha tenido que
sufrir la falta de ventajas con que el Estado ha tratado a este tipo de
trabajador, as? como la imposibilidad de comprar herramientas y otros
art?culos necesarios para su labor. Por no hablar de los impuestos abusivos.

Sin embargo, en los ?ltimos meses, esa situaci?n asfixiante para los
trabajadores por cuenta propia se ha aliviado un poco en comparaci?n con
los a?os anteriores, aunque todav?a sufren desventajas.

Pese a todo, Rufino confiesa un amor incondicional por su oficio, en las
buenas y en las malas. Y ostenta el orgullo indiscutible de que, gracias
a la inventiva de mec?nicos como ?l, el terrible problema del transporte
de pasajeros en el pa?s no es m?s grave a?n. Adem?s, admira mucho "los
viejos autos americanos", cuya tradici?n no se perdi? ni siquiera
durante el auge del campo socialista.

"La importancia de estos carros" –dice, mostrando un Plymouth del a?o 53
que ahora le ocupa-, "se debe a su fuerza, a una tecnolog?a muy duradera
y simple, y a una estructura que puede ser transformada. Son tanques de
guerra".

El auto en cuesti?n se hallaba desahuciado, y ?l, despu?s de mucho
esfuerzo, adaptando o elaborando piezas, lo ha convertido en un buen
autom?vil. De hecho, el sesenta por ciento de la carrocer?a ha sido
construida por el propio Rufino, manteniendo fielmente la forma original.

Pero el empe?o, el conocimiento y las habilidades no significan mucho
sin herramientas, y para conseguirlas muchas veces hay que inventarlas,
partiendo de lo que se tenga a mano, despu?s de recoger en los basureros
cosas con alguna utilidad, aprovechando cualquier desecho, cualquier
pedazo, lo m?s inimaginable, porque no hay otra manera.

El mago mec?nico muestra c?mo almacena piezas y herramientas, y restos
de ellas, en un aparente caos sobre el suelo del portal de su casa. Mil
y un pedazos de hierros oxidados, viejos y que uno dir?a inservibles.
"Todo esto me sirve", dice Rufino, "con esto echo a andar eso"; y se?ala
los dos autom?viles que hay dentro de su taller. "Siempre hay una
soluci?n. No hay un carro que yo no ponga a rodar", asegura.

Rufino tiene ya m?s de sesenta a?os, pero tiene la esperanza de que,
como dice, "cuando no pueda trabajar m?s por m? mismo, dirigir? a otros,
porque he tenido muchos disc?pulos que incluso se han abierto camino en
otros pa?ses". De todas maneras considera que siempre se puede seguir
aprendiendo y que, por el momento, espera seguir haciendo lo que hace,
sobre todo si tiene como ayudante a alg?n mec?nico experimentado y con
inventiva.

Son muchos los disc?pulos suyos que se han abierto paso en el
extranjero. Rufino confiesa, sin remordimientos y sin un dejo de
amargura: "Si me hubiera ido a otro pa?s, creo que hubiera podido
alcanzar una vida mejor, con m?s seguridad". "Pero entonces dejar?as de
ser el mago del Vedado", le digo yo.

http://www.cubanet.org/articulos/el-viejo-mago-que-hace-andar-viejos-carros/ Tags: embargo, school, transporte

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *