Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
August 2009
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Categorías
Archivos

Aquel 5 de agosto

Aquel 5 de agosto
Aleaga Pesant

LA HABANA, Cuba, agosto (www.cubanet.org) – Sonó el despertador. A los
treinta años, era el verano más sofocante que recordaba. Toda la noche
hubo apagón en Alamar y la mañana no resultaba más fresca. Se fijo en
el calendario. Viernes cinco de agosto de 1994.

Los recién inventados camellos eran arrastrados por los lentos capetrés
(camiones rusos), por lo que decidió coger una botella con un amigo,
para salir de la ciudad dormitorio. No tenía el día para montar
bicicleta. En la ciudad fue directo al cliente del día, la extra
hotelera Occidental Gaviota, en calle 16, Miramar. Tenía reunión a las
diez de la mañana con el ejecutivo principal.

Mientras esperaba en el recibidor de la antigua casa vivienda convertida
en oficinas, escuchó a un funcionario comentar que "iba a ensillarse"
(colocar la pistola en el cinto) "porque a mí no me van a coger de
jamón". Percibió nuevamente la alarma en el ambiente y recordó los días
anteriores.

Recordó el periodo especial con su secuela de miserias. Luego los
sucesos de Cojímar, cuando los guardafronteras ametrallaron en el muelle
a un grupo de personas que huían del país, y una tarde de procesión en
Regla donde los manifestantes, que cargaban el cadáver de otra víctima
del régimen, gritaban asesinos a los policías.

Luego pensó en el hundimiento del remolcador 13 de marzo, el 13 de
julio, y a renglón seguido en el segundo intento de secuestro de la
lanchita Baraguá, de Casablanca.

Después de la reunión con el militar-empresario se dirigió a su oficina,
donde sería recogido a la una de la tarde para visitar las instalaciones
del Parque Morro-Cabaña, en especial el restaurante ubicado en la
Batería de los Doce Apóstoles, al otro lado de la bahía.

No había electricidad en la ciudad, ni transporte para salir de ella. La
televisión sólo trasmitía en horas de la noche. Casi todos los centros
de trabajo estaban cerrados. El vagabundeo se había apropiado de la
ciudad sin alimentos, cansada de promesas incumplidas y con la
curiosidad de lo que sucedería con la lancha Baraguá llena de fugitivos,
que continuaba detenida en medio de la bahía. Corrían rumores: se
preparaba un barco para sacar a los que quisieran rumbo a Estados Unidos.

El auto demoró casi veinte minutos en recorrer los 1500 metros entre
Belascoaín y la entrada del túnel de la bahía. Negros, mulatos y blancos
paseaban por el malecón sin respetar el sol de agosto, ni los pocos y
viejos autos que en el verano de 1994 circulaban por la avenida. Sólo
paseaban, con la expectativa puesta en lo que ocurriría con la lanchita
de Casablanca.

En el restaurante Batería de los Doce Apóstoles, allende al canal del
puerto, es de donde se ve hermosa la ciudad, el equipo de trabajo se
sentó a disfrutar del mojito, mientras discutía de publicidad. Sin
embargo, la tensión exterior fue atrapando a los presentes. Delante de
ellos cientos habaneros, concentrados en la Avenida del Puerto, corrían
de un lado a otro. Trescientos metros de mar los separaban de las
multitudes que corrían, cuando vieron aparecer los policías.

La gravedad de los sucesos dio por terminado el encuentro de negocios
antes de lo previsto. Pasadas las 4 de la tarde subieron al auto para
cruzar el túnel. La imagen de la ciudad era la de un campo de batalla.
Un grupo de personas apedreaban un auto patrulla, mientras los oficiales
trataban de esconderse en el interior. Las personas corrían de un lado a
otro sin orden, sólo con el terror y la euforia retratados en los rostros.
El funcionario que iba "ensillado", dijo:

-¡Hay que sacar los tanques!

El auto se movió rápidamente hacia la calle 23 donde, agrupados en
bloques compactos, se encontraban hombres y mujeres de pulóveres blancos
que llevaban una inscripción sobre el pecho: Contingente Blas Roca. En
sus manos llevaban palos, machetes, cabillas. La porra "del
proletariado" esperaba la orden de avanzar sobre la ciudad, escoltada
por las tropas de asalto de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

El auto siguió por la calle O y dobló por 19 hasta detenerse en el
lugar de donde había partido. Eran las cinco de la tarde del viernes
cinco de agosto de 1994.

Esa noche, a las nueve, al teatro Carlos Marx no le cabía un alpiste.
Carlos Varela, con el sombrero calado hasta los ojos, cantaba: Guillermo
Tell no comprendió a su hijo, que un día se aburrió de la manzana en la
cabeza/ echo a correr y el padre lo maldijo entonces como iba a probar
su destreza.

aleagapesant@yahoo.es

Cuba: Aquel 5 de agosto (5 August 2009)
http://www.cubanet.org/CNews/y09/agosto09/05_C_1.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *