Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
February 2008
M T W T F S S
« Jan   Mar »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
2526272829  
Categorías
Archivos

Inquietud por Santiago

Política
Inquietud por Santiago

Si los datos electorales son ciertos, la 'cuna de la revolución' ha
enviado un mensaje preocupante a la cúpula del régimen.

Luis David Pardo, Santiago de Cuba

martes 5 de febrero de 2008 6:00:00

Sucedió con la habitual desfachatez con que ha actuado en su largo
reinado: Fidel Castro no apareció ante las cámaras marcando la cruz en
el círculo central, como él mismo instó a hacer a todos los ciudadanos.

Escondido y sin fotos, Castro demostró una vez más que puede hacer lo
que se le antoje sin ser cuestionado: violó la Ley Electoral y votó
fuera de su circunscripción. Peor aún, escogió de vocero a Randy Alonso,
uno de los personajes más deleznables del actual panorama político. Aquí
el sentimiento fue de repulsa cuando el "galán televisivo" alzó la carta
con la firma del dictador.

Con la misma carga de ironía y falta de respeto, el diario oficialista
Granma ha publicado un compendio de cuatro hojas y media —el periódico
tiene sólo ocho páginas— que, más que aclarar, ha llenado de dudas a la
gente.

"No entiendo nada. ¿Cómo es posible que todos hayan salido electos con
tan alta puntuación, si hay miles de personas que no votaron por
todos?", dice un hombre que hojea la prensa en el céntrico Parque
Céspedes, de Santiago de Cuba, y al mismo tiempo, ojea a su alrededor,
cuidándose de posibles moros en la costa.

"Imagínese que aquí mismo existen muchísimas personas que armaron
tremendo choteo con las elecciones y decían: 'voy a votar temprano para
que me dejen tranquilo y de paso les jodo la boleta'; pero no, esto que
estoy leyendo es lo último que pueden hacer estos comunistas", añade.

Las cifras ¿hablan?

Más allá de la manipulación global que representan estos seudocomicios,
al analizar los resultados oficiales pueden descubrirse, entre líneas,
muchos datos que fueron publicados porque no les quedó otro remedio. O
quién sabe.

Los pobladores de la circunscripción de Fidel Castro, en el populoso
Distrito José Martí, recuerdan sus palabras de 1993, cuando prometió que
la escasez de agua se acabaría para siempre. Este año lo volvió a
prometer Raúl. Y así van las cosas.

"Ya perdí la esperanza de tener agua en el fregadero de mi apartamento",
comenta Luisa, quien vive en un quinto piso en el mencionado distrito.
Ella coreó a Fidel en las primeras elecciones en las que se pidió "el
voto unido".

"Nos creímos todo aquello de que cambiarían las condiciones de vida,
pero yo no puedo seguir cargando cubos de agua, mi edad no me lo
permite", concluye mientras señala hacia la cisterna colectiva,
principal atracción del barrio en la mañana dominical.

Santiago de Cuba resultó, por primera vez desde 1959, la provincia con
más baja participación del país (95,22%), según los datos oficiales.

Por otra parte, es curioso el sentimiento de desprecio que sienten los
santiagueros por su máximo dirigente comunista, Misael Enamorado Dager.
Lo que se palpa en la calle esta vez, ha sido expresado en datos, aunque
todavía con números discretos. Ha llamado la atención aquí que en los
mismos colegios donde se postuló Fidel Castro, votara por él un 98,26%,
mientras que por Enamorado sólo lo hizo el 74,78%, lo que le convirtió
en el segundo peor valorado del país.

En Santiago de Cuba, una ciudad paralizada en el tiempo y todavía
llamada "cuna de la Revolución" por los seguidores del régimen,
solamente el 89,83% votó por todos los candidatos, de acuerdo con el
informe oficial. Pero hay más significados: 22.407 personas depositaron
sus boletas en blanco y el 10,17% hizo "voto selectivo", incumpliendo
así las orientaciones de Castro.

"No voté por todos, porque el Enamorado ese no ha hecho nada por mejorar
la situación desastrosa que tenemos en Santiago, sin agua, sin comida,
sin transporte, sin nada de nada", afirma una mujer en el portal de su
casa. Lo hace con desparpajo, sin medir las consecuencias de sus
opiniones públicas.

"Cómo no íbamos a ir a votar, si nos tenían locos, metiéndose en la
casa, en el trabajo, hasta en las funerarias, para convocar a la gente",
dice otro, un vendedor ambulante "de lo que aparezca". Responde con sumo
cuidado al ver acercarse a un agente de la policía: "Esta Revolución es
lo más grande del mundo, el enemigo no podrá destruirnos", concluye con
un guiño.

Pachanga machadista

En los últimos 15 años, la situación de insalubridad que vive Santiago
de Cuba, especialmente en el área donde salió "electo" Castro, mantiene
irritados a miles de habitantes. "Mira que han prometido que tendremos
agua, pero sólo se acuerdan de Santa Bárbara cuando hay elecciones",
comenta a viva voz un hombre que viaja en una camioneta de transporte
público, y recibe muestras de aprobación entre el resto de los pasajeros.

La vieja frase machadista de "agua, caminos y escuelas" parece estar de
moda por estos días entre la población, que asumió jocosamente la
"campaña lectoral" como un momento más de las arrebatadas poses
castristas. En una ciudad sin agua, con calles plagadas de baches y sin
maestros en las escuelas, vendría bien que Fidel, o mejor aún, Misael
Enamorado, prometieran y resolvieran —antes de la siguiente pantomima
electoral ¿del 2013?— los problemas vitalicios de la gente.

Las fotografías de Fidel Castro por todos lados, los artistas y
deportistas convocando a "votar por todos", y las movilizaciones de
personas y medios técnicos para "garantizar el éxito", marcaron el
momento. Resultó ser lo mismo de siempre, un espacio que recuerda el
popular estribillo de la era republicana: "¡aeh, aeh, aeh la chambelona!".

Dirección URL:
http://www.cubaencuentro.com/es/encuentro-en-la-red/cuba/articulos/inquietud-por-santiago

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *