Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
August 2007
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Categorías
Archivos

Consumidor protegido?

Economía
¿Consumidor protegido?

No basta con describir la odisea cotidiana. Deben restablecerse las
garantías para la libertad empresarial de los ciudadanos.

Leonardo Calvo Cárdenas, La Habana

jueves 30 de agosto de 2007 6:00:00

Durante varias semanas, los espacios noticiosos estelares de la
televisión nacional han trasmitido una serie de reportajes sobre el
pobre destino que en los últimos años ha corrido el derecho de los
consumidores en la red de establecimientos comerciales, gastronómicos y
de servicios regenteados por el Estado.

Los mencionados reportajes, al describir parcialmente las violaciones,
maltratos y otras deficiencias, han mostrado algo de lo que hemos
sufrido por años, desde que el cliente se convirtió en "usuario" y, en
nombre de conquistar el paraíso de la igualdad y la eficiencia sin
explotación, la revolución liquidó la propiedad privada y, de paso, los
intereses de las personas empeñadas en la gestión comercial y de servicios.

Los reportajes han abundado sobre los vicios, carencias, vacíos y
lagunas del sistema, así como los perjuicios que sufre la población al
enfrentar los precios desproporcionados, la baja calidad de los
productos y servicios, la mala atención o los maltratos, las
adulteraciones de precios y reglas, así como la inoperancia de los
mecanismos y estructuras previstas para prevenir o conjurar esos
fenómenos negativos y cotidianos.

Hay que reconocer que los reportajes lograron penetrar en las
manifestaciones de esa tupida madeja de deficiencias corporativas y
desidias personales que complican la vida de los ciudadanos, pero
también que no llegaron ni siquiera a acercarse a las causas
estructurales y sistémicas de dicha realidad.

Los mencionados reportajes no pudieron explicar, por ejemplo, por qué si
Cuba es el país con más mecanismos y estructuras de vigilancia y control
—tanto político-administrativos como represivos (partido, UJC,
sindicato, cuerpos de inspectores, auditores, policía política…)—, nada
de eso ha logrado impedir que la corrupción, la ineficiencia y el
desconocimiento más rampante de los derechos de los consumidores sean el
amargo pan nuestro de cada día. Y lo que es peor, el sentido y medio de
vida de la inmensa mayoría de los funcionarios y empleados.

Es muy grave para la economía, los intereses de los consumidores, y
sobre todo para la educación y los referentes morales de la sociedad,
que el bienestar y la relativa prosperidad no provengan del resultado de
la gestión laboral o empresarial, sino de comportamientos y prácticas
tan negativas como condenables.

Control inútil

En Cuba no existe una ley de protección al consumidor, pero tampoco
condiciones culturales, sociales o políticas para garantizar al menos
esos derechos. El control que el gobierno persiste en mantener sobre el
comercio y los servicios (las leoninas restricciones administrativas e
impuestos confiscatorios limitan en extremo las posibilidades de la
pequeña iniciativa privada individual hasta ahora permitida) ha costado
bien caro a los intereses de los consumidores y a la economía misma.

No es secreto que cuando se impone el monopolio y se elimina la
competencia, desaparece el mecanismo que estimula y garantiza la
eficiencia empresarial y la excelencia comercial.

El sistema de un patrón único y omnipotente, por muchos años alejado de
la realidad económica y social, es muy útil para garantizar el más
estricto control político, pero en extremo perjudicial para la
sobrevivencia cotidiana de la ciudadanía. La prueba inequívoca de ese
desquiciamiento estructural es que la élite gobernante ha creado sus
propios hospitales, centros de recreo, medios de transporte y canales de
abastecimiento, muy diferentes de los que padece el cubano común.

Las autoridades que permitieron u orientaron hacer los reportajes
parecen estar preocupadas por los problemas descritos y por sus graves
consecuencias económicas y sociales. Está por ver si tienen la voluntad
y valentía política de reconocer el origen real de los mismos y de hacer
las transformaciones necesarias.

Una larga oportunidad de casi medio siglo ha servido para confirmar la
inviabilidad del sistema socialista. No basta con volver a describir
nuestra odisea cotidiana. Sólo restableciendo las garantías jurídicas y
estructurales al ejercicio de la libertad empresarial de los ciudadanos,
renacerá la economía cubana y podrán, por fin, los consumidores respirar
aliviados.

http://www.cubaencuentro.com/es/encuentro-en-la-red/cuba/articulos/consumidor-protegido/(gnews)/1188446400

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *