Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
March 2007
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Categorías
Archivos

EL INSOSPECHADO VECTOR III

EL INSOSPECHADO VECTOR III

Resultaría extrañamente paradójico que los fondos para la guerra
bacteriológica de la revolución castrista provinieran del extranjero
aunque para un cubano resultaría de lo más lógico, aquí justo alcanza
para una caldosa.

La ministra de Salud Pública de Uruguay, María Julia Muñoz, confirmó que
se detectó el primer caso de dengue en el país, informó que se trata de
un hombre de 40 años que trabaja en el transporte de cargas por
carretera y que habría contraído la enfermedad en Paraguay, los médicos
están analizando un posible segundo caso de dengue, también en
Montevideo, sobre el cual no dio mayores detalles, los afectados se
estiman en 200 según fuentes oficiosas.

El Ministerio de Salud Pública había confirmado ayer la aparición de
larvas del mosquito Aedes aegypti, transmisor del dengue, en los barrios
montevideanos Villa Española y Maroñas, 20 minutos al Noreste del centro
de la capital uruguaya.

En Paraguay son ya más de 21.000 los afectados, de los que 13 han
fallecido tras desarrollar la variante hemorrágica, la más terrible de
la enfermedad.

La alarma se desencadenó ayer en la ciudad uruguaya de Salto, al
noroeste del país en la frontera con Argentina, donde reconocieron el
primer caso de dengue autóctono. La epidemia ha llegado hasta la chilena
Isla de Pascua, en el océano Pacífico a 3.500 kilómetros de la costa,
donde ayer se confirmó la existencia de cinco nuevos casos.
En Argentina se diagnostican un caso cada nueve horas.

Cuba, Bolivia, Paraguay, Argentina, Chile, Uruguay…no sabemos cual
será el próximo país pero parece ser que el dengue y su vector han
iniciado un viaje que sin adoptar las medidas pertinentes a cada
circunstancia podría convertir en agnus horribilis este 2007, para la
salud.

El detallado estudio de el impacto económico de la epidemia de dengue en
Santiago de Cuba en el año 1997, (A), plantea bien a las claras que el
desgobierno cubano ya estaba valorando los perjuicios económicos que
podría significar la propagación de la enfermedad en otros países.

Si consideramos que el militar revolucionario ha sido educado y formado
con la impresión de que está en guerra contra un invisible oponente, es
completamente factible que la lucha contra el dengue sea vista como una
batalla y que su vector principal el aedes aegypti se considere como un
arma más que puede ser usada contra el enemigo.

A pesar de que los datos oficiales que el desgobierno cubano facilita
sobre su economía en general han de ser tratados siempre como un
instrumento más de propaganda para promulgar al mundo el falaz estado de
bienestar de los cubanos, lo significativo no son los datos, sino que se
elaborara un estudio detallado de los costes de la epidemia de dengue
del año 1997 en el año 2002, es decir que cinco años después se publica
un estudio encargado por la nomenclatura.

El fin de este estudio podría ser el empleo del mismo para justificar la
obtención de fondos para el programa secreto relacionado con el estudio
del virus y su vector, tanto en el exterior como dentro de la economía
revolucionaria.

He creído de interés que conocieran las irrestrictas instrucciones para
el (B) manejo financiero de programas y proyectos de ciencia e
innovación tecnológica , que el aparato revolucionario usa para la
gestión de los proyectos de este tipo. Hay que notar que se contempla
con significativa importancia el modo de obtención de divisas
procedentes del extranjero para la financiación de los mismos.
Lo sustancial es que luego en los presupuestos generales del Ministerio
de Salud Pública y en los pocos datos generales que se dan a conocer, (
C) , no contemplan cuantías necesarias para realizar un estudio sobre el
Bth o sobre la obtención de una vacuna para el dengue.

En el año 2003 Annmarie Christensen publicaba una entrevista en la
Revista Perspectivas de Salud de la Organización Panamericana de Salud
con Gustavo P. Kourí, a la sazón, director del Instituto Pedro Kourí, (D).

En ella se reconocía sin ningún tipo de rubor la formación de
profesionales en maestrías y doctorados en virología, bacteriología,
parasitología, control de vectores, epidemiología y enfermedades
infecciosas.

También menciona específicamente su trabajo para la obtención de una
vacuna contra el dengue y que los fondos con que se financia el
instituto se basan en el apoyo del Programa Especial de Investigaciones
y Enseñanzas sobre Enfermedades Tropicales (TDR) del Programa de las
Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Banco Mundial y la OMS..
El TDR aportó capacitación, subvenciones para investigaciones y
proyectos y ayudó al instituto a efectuar intercambios con otros centros
científicos de todo el mundo.

Ya tenemos perfectamente probado el interés, el estudio y la
financiación sobre el virus del dengue y su principal vector, el aedes
aegypti.

Se habla mucho de los centros secretos de investigación cubanos,
haberlos los hay, pero en este preciso asunto y dadas las
características especiales que deben tener las instalaciones y el
cuantiosísimo costo de construcción y mantenimiento podemos concluir que
la estrategia más inteligente, para la ocultación de un centro de
similar calado, sería ponerlo bien a la luz, es decir, que el tan manido
laboratorio secreto de estudio para la guerra bacteriológica cubano
estaría dentro del Instituto Pedro Kourí.

Un laboratorio visitado por técnicos extranjeros y financiado por la
comunidad internacional para ser usado en beneficio y gloria de la
revolución castrista, algo tan rematadamente diabólico solo puede ser
ideado por la inteligencia cubana.

En realidad operativamente resultaría de lo más sencillo ocultar las
investigaciones secretas a ojos no deseados y mediante la repartición de
las labores sensibles solo los altos mandos que vieran el conjunto de
los trabajos estarían realmente al tanto de lo que se pretende con los
experimentos y estudios realizados

Por otra parte el estudio del impacto económico de la epidemia del 1997
en Santiago se realizó allí, los técnicos que pretenden haber
descubierto una nueva cepa del Bth se formaron allí, la producción de
las matrices de vacunas se producen allí…

Cuando todos los caminos tomados nos conducen al mismo lugar es
imposible no concluir que hemos llegado al único destino posible, por lo
que no hay que buscar fuera lo que tenemos en casa.

Yo creo que el nuevo producto pretendidamente descubierto es una
pantalla desinformativa y que no devendrá en la producción de un
insecticida realmente efectivo contra el aedes aegypti.

Considero que el logro que ansía realmente la revolución es la obtención
de la vacuna contra el dengue para utilizarlo como un poderoso
instrumento de propaganda política y que en su búsqueda acaso se hayan
producido errores con la experimentación que han significado una
mutación no buscada por los investigadores y que ha llevado,
intencionadamente o no, a que el virus del dengue se haya fortalecido y
propagado por varios países ibe
roamericanos.

Ya que la Organización Panamericana de Salud es una de las fuentes de
financiación del instituto debería investigar por otras vías si la
mutación del virus del dengue fue artificialmente producida y si fuera
así, ordenar una investigación en el centro Pedro Kourí para ver si hay
pruebas de que se esté trabajando en programas y proyectos para los que
no fueron concedidos originariamente los fondos.

Si se demostrara la implicación cubana en estas delicadas cuestiones, a
la comunidad internacional no debería temblarle el pulso para depurar
las presuntas responsabilidades inherentes de estas acciones de lesa
humanidad.

La mala calidad o inexistente mantenimiento de las redes de conducción
de agua, la falta de infraestructura para el adecuado tratamiento y
desagüe de las aguas albañales, la inconstante o inexistente recogida de
las basuras y una alarmante falta de cultura de prevención de riesgos
que estos factores suponen para la población, unidos a las disímiles
fallas de los sistemas de alerta para la detección y tratamiento de los
vectores de transmisión hacen que la población cubana se encuentre
indefensa ante la amenaza que representa el aedes aegypti.

Está en juego la salud y la vida de los cubanos y del resto de los
afectados en iberoamérica por esta enfermedad; si no se le pone coto a
tiempo, la catástrofe que podría significar una epidemia que dejaría la
gripe española en la categoría de un vulgar aprendiz de cómo diezmar a
la población.

Amicus humani generi.
Amigo del género humano, esto es, amigo de todo el mundo, o sea, amigo
de nadie, como el desgobierno cubano difunde de su comandante en jefe.

Oswaldo Yañez.
Ciudad de La Habana.
A veinte de marzo del año de la inminente Libertad para los Cubanos.

A. El impacto económico de la epidemia de dengue 2 en Santiago de Cuba
en el año 1997 .

Se diagnosticaron 3 012 casos, confirmados serológicamente, en una
epidemia producida por el serotipo 2 del virus dengue en el municipio de
Santiago de Cuba de la República de Cuba; 205 se clasificaron como casos
de fiebre hemorrágica de dengue (FHD) y 12 fallecieron. Se estimaron las
afectaciones económicas incurridas durante la epidemia de dengue en este
municipio y para ello se analizaron los costos por hospitalización y
control clínico-terapéutico de los pacientes, lucha antivectorial y
vigilancia de laboratorio. Se estimó un costo total de 10 251 539 USD,
de los que 76 % se empleó en la lucha antivectorial y 18 % en costos
hospitalarios.

Con anterioridad, Cuba había reportado una epidemia de FD en 1977
durante la que se registraron más de 400 000 enfermos, seguida 4 años
más tarde por una epidemia de dengue con más de 340 000 reportes, más de
10 000 casos de FHD y 158 fallecidos. El agente etiológico de la primera
fue el dengue 1 y de la segunda el dengue 2.

Epidemia de dengue 1997: el 29 de enero de 1997 se detecta el caso
índice (paciente de 28 años de edad con un cuadro clínico de FD). A
partir de este caso se confirman clínica y serológicamente otros 8
relacionados con el mismo foco. El caso primario ocurrió el 4 de enero
de 1997. A pesar de las medidas de control del vector, hacia la semana
18 en el mes de mayo casi todas las áreas de salud del municipio estaban
notificando casos de dengue. Durante la epidemia se estableció una
búsqueda activa de pacientes sospechosos de dengue, registrándose 17 259
casos. La enfermedad se confirmó mediante estudios serológicos en 3 012
pacientes de un total de 10 024 muestras procesadas en el laboratorio.
Estudios seroepidemiológicos realizados con posterioridad a la epidemia
estiman un total de 17 926 infecciones por dengue y de 5 028 enfermos;
205 pacientes cumplieron los criterios de FHD y de ellos 12 fallecieron
(todos adultos).11, 12 El último caso se notificó el 13 de noviembre. La
letalidad fue de 5,8 por 100 casos de FHD y de 0,4 por cada 100 casos de
FD. Desde la primera etapa de la epidemia se decidió la hospitalización
de 100 % de los pacientes con el objetivo de aislarlos en áreas libres
del vector. Después sirvió para mantener una estrecha vigilancia ellos
ante el peligro de desarrollo de FHD. En total se llegó a disponer de 2
202 camas para ingreso de los casos de dengue, de estas, 88 % para
adultos. En los 2 hospitales generales de la ciudad (Saturnino Lora y
General, de Santiago de Cuba), se destinaron salas de vigilancia y
tratamiento para enfermos con signos de alarma de dengue hemorrágico.
Por último, se dispuso de 5 unidades de cuidados intensivos, de estas
una pediátrica para la atención de enfermos graves.3, 4, 11, 12.

Cuadro 1. Costo total por hospitalización unidades hospitalarias
Hospitales Costos hospitalización (%) Otros costos (%) Total (%)
General de Santiago 914 587,60 (47,7) 168 114,40 (8,8) 1 082 702,00 (56,4)
Saturnino Lora 241 231,30 (12,6) 36 838,00 (1,9) 278 069,30 (14,5)
Pediátrico Sur 210 027,80 (10,9) 25 532,70 (1,3) 235 560,50 (12,3)
Politécnico de la Salud No. 2 115 625,00 (6,1) 32 994,00 (1,7) 148
619,00 (7,7)
A. Grillo 80 007,70 (4,2) 7 624,30 (0,4) 87 632,00 (4,6)
J.C.Duany 56 867,90 (3,0) 4 744,10 (0,2) 61 612,00 (3,2)
Hogar Nutricional 21 736,00 (1,1) 2 686,40 (0,1) 24 422,40 (1,3)
Total 1 640 083,30 (85,5) 278 533,90 (14,5) 1 918 617,20 (100,0)

Cuadro 2. Costo total por concepto de lucha antivectorial
Actividad Costos %
Servicios productivos 2 715 800.00 34,8
Salario 2 651 300 .00 34,0
Gastos de personal 720 300.00 9,6
Materiales 645 700.00 8,3
Actividades de higienización 426 500.00 5,4
Actividades de educación 104 100.00 1,3
Combustibles y lubricantes 355 400.00 4,5
Equipos de fumigación 45 400.00 0,6
Otros gastos 123 000.00 1,6
Total 7 787 500.00 100,0
Cuadro 3. Costos originados por la vigilancia serológica
Actividad Total %
Salario 31 572.00 82,6
Estuches diagnósticos 6 375.60 16,6
Electricidad 275.00 0,8
Total 38 222.60 100,0

Cuadro 4. Costo total del brote de dengue, Santiago de Cuba, 1997
Actividad Total %
Hospitalización 1 918 617.20 18,7
Lucha antivectorial 7 787 500.00 76,0
Vigilancia serológica 38 222.60 0,4
* Seguridad social 507 200.00 4,9
Total 10 251 539.80 100,0
* Solo en el sector salud, no se incluye el costo de la seguridad social
de los pacientes.

Aunque son escasos los reportes que se refieren al costo de las
epidemias de FHD/SCD. En 1981 se registró la epidemia de dengue
hemorrágico en Cuba, la primera de este tipo en la región de las
Américas, su costo total fue estimado en 103 151 543 USD, de estos 41, 7
% por concepto de lucha antivectorial, 37, 6 % por hospitalización, 5, 6
% por pago de seguridad social y 13, 9 por valores dejados de producir.
6, 7.

B. Manejo financiero de programas y proyectos de ciencia e innovación
tecnológica.

¿QUÉ SE FINANCIA?

A pesar de la difícil situación económica, el país dedica cuantiosos
recursos al financiamiento de las actividades científico tecnológico.
En julio de 1995, el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente
(CITMA) promulgó la Resolución No. 152/95 [Fiandor R.H.,
y Martínez
A.L., Confección y Evaluación de Proyectos de Ciencia e Innovación
Tecnológica asociados al Sistema de Salud en Cuba, Biblioteca Nacional
de Ciencia y Técnica, Capitolio Nacional, noviembre, 1998; Ministerio de
Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente. Sistema de Ciencia e Innovación
Tecnológica (Documento Básico). Cuba, 1995.] Donde estableció las
categorías:

Programas nacionales de ciencia y técnica
Programas ramales de ciencia y técnica
Programas territoriales de ciencia y técnica
Proyectos no asociados a programas

A su vez, los programas quedaron estructurados por proyectos, como
unidad básica, que se presentarán a partir de un ejercicio de
convocatoria pública o por solicitud directa de la instancia
correspondiente.
Para que la identificación de proyectos responda a las necesidades
priorizadas de la población, debe considerarse que la programación sea
simultánea ascendente y descendente de manera que la asignación
eficiente de recursos, siga desde su inicio los propósitos generales del
sector, pero a la vez se establezcan los objetivos regionales,
territoriales e institucionales y se asignen recursos a los proyectos
acorde con los resultados y salidas previstas.
En el proceso organizativo de las acciones o actividades científico
técnicas [Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.
Direcciones metodológicas para la elaboración del Plan del Trienio
1999-2001 del SCIT, 1998.], éstas son agrupadas en:

Investigación científico técnica
Servicios científico técnico
Producciones especializadas producto de la ciencia y la técnica

Otras actividades científico técnicas (docencia, etc.), que constituyen
objetos de financiamiento y su categoría básica de planeamiento es el
proyecto, asociado o no a programas; una vez aprobado y asegurado su
financiamiento, el proyecto es la guía que orienta su ejecución y contra
él se contrastan los resultados parciales y finales que se obtengan.

¿QUIÉN FINANCIA?

El sistema de financiamiento actualmente transita de la forma
institucional hacia la nueva forma: financiamiento por proyectos.

En 1996, se comenzó a aplicar el financiamiento por proyectos que ha
conllevado a una etapa cualitativamente superior, pues ha permitido ir
concentrando las finanzas en las actividades priorizadas.
El presupuesto del estado en el sector de la salud es el principal
financista en moneda nacional; es débil aún la interacción empresarial y
los mecanismos establecidos para el funcionamiento de la economía de las
empresas no siempre estimulan a que éstas financien actividades de
ciencia e innovación tecnológica.
Asimismo, se ha incluido la Resolución Conjunta del Ministerio de
Finanzas y Precios con el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio
Ambiente (Ciudad de La Habana, 1996), que pone en vigor las normas para
el financiamiento del Sistema de Ciencia e Innovación Tecnológica
(SCIT); y la Resolución 265/96 [Cuba. Ministerio de Finanzas y Precios.
Resolución 265/96. Proforma de Contrato Multilateral. MFP, Cuba;
julio/1996.], que establece la obligatoriedad de la proforma de contrato
multilateral para normar la ejecución de los proyectos, emitida por el
Ministerio de Economía y Planificación (MEP), ambas divulgadas en 1996.
Durante el proceso de trabajo interaccionan tres actores principales: el
ejecutor, el cliente y el financista . En algunos casos, las funciones
de dos o inclusive las tres funciones anteriores pueden recaer en una
entidad jurídica aunque siempre se podrá asociar cada figura con una
persona o grupo que representa esos intereses.
El financiamiento, de acuerdo con la demanda, podrá ser en moneda
nacional (MN) y en divisas (MLC), y entre las fuentes principales [
Fiandor R.H., y Martínez A.L., Confección y Evaluación de Proyectos de
Ciencia e Innovación Tecnológica asociados al Sistema de Salud en Cuba,
Biblioteca Nacional de Ciencia y Técnica, Capitolio Nacional, noviembre,
1998; Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente. Direcciones
metodológicas para la elaboración del Plan del Trienio 1999-2001 del
SCIT, 1998.] Se encuentran:
En moneda nacional:

El Presupuesto Del Estado
La actividad empresarial
El crédito bancario
Otras Fuentes

En divisas :

Asignaciones centrales
Ingresos de empresas que operen en divisas
Financiamiento externo con organizaciones gubernamentales, no
gubernamentales e internacionales o regionales de carácter multilateral
Otras Fuentes en divisas

¿CÓMO SE INSERTAN ALGUNAS CATEGORÍAS AL ELABORAR EL PRESUPUESTO DEL
PROYECTO?

Todo proyecto debe planearse por etapas, donde se debe obtener un
resultado lógico, hasta terminarlo; y su presupuesto, según el alcance,
se direcciona en: financiamiento corriente y financia-miento de
inversiones.

Presupuesto de gastos corrientes
Incluye todos los gastos necesarios (materiales, salarios, servicios,
etc.) para realizar un proyecto excepto aquéllos que constituyan
inversiones o adquisición de bienes duraderos.
El presupuesto de gastos corrientes debe calcularse por etapas, dentro
de cada año fiscal, durante la ejecución del proyecto.
La entidad ejecutora tendrá derecho al cobro de la cuota KnowHow y al
margen de utilidad acordado, una vez concluido el proyecto y haber sido
certificado por el grupo de expertos que lo evalúa; por lo que el
financista tendrá en cuenta estos importes en el presupuesto planificado
para el año.

Presupuesto de inversiones
Incluye todos los pagos necesarios (materiales, salarios, servicios,
etc.) para realizar inversiones o adquisición de bienes duraderos.
Se debe presentar dentro del plan de inversiones que se incluye en el
Plan de la Economía Nacional, si fuera a ser financiado por el
presupuesto del Estado, o seguir las reglas establecidas si fuera a ser
financiado con medios propios. Existe la posibilidad de utilizar fuentes
de financiamiento externa, proveniente de organismos internacionales o
no gubernamentales, que financien dichos proyectos.

Tipos de moneda
Se calcularán los presupuestos en moneda nacional (MN) o divisas (MLC),
independientemente del esquema de financiamiento bajo el cual trabaja la
institución.
El presupuesto de gastos corrientes incluirá además del gasto en moneda
nacional propiamente dicho, lo correspondiente al contravalor del gasto
en divisas que deberá ser aportado.

Precio de proyecto
A los efectos de calcular un precio para el proyecto [Cuba. Ministerio
de Finanzas y Precios. Resolución 23/98. Formación de precios y tarifas.
MFP, Cuba, 1998.], se tomarán en cuenta los gastos directos del
proyecto, los gastos indirectos que se calcularán a través del
coeficiente de gastos indirectos que incluye los gastos generales y de
administración (Res. 54/97 del MFP) [Cuba. Ministerio de Finanzas y
Precios. Resolución 54/97. Coeficiente de gastos indirectos. MFP), Cuba,
1998.] Para llegar a un subtotal.
Sobre este subtotal se podrá calcular una cuota de KnowHow, que no debe
exceder del 10 % y se hallará un nuevo subtotal; y sobre este último, se
calculará un margen de utilidad (ganancia) [Cuba, Ministerio de Finanzas
y Precios. V-129
/98. Aportes y destinos de las utilidades. MFP, Cuba
1998.] que no debe exceder del 12 %, para calcular un precio total del
proyecto, que será objeto de acuerdo entre las partes.
Al ser aprobado un proyecto se formalizará un contrato entre el
ejecutor, el cliente y el financista, donde quedará recogido, entre
otras cosas:
el planeamiento de su ejecución por etapas ajustado al año fiscal, con
el resultado (parcial o total) que se debe obtener en cada una de ellas,
su costo y fecha de terminación.
el precio total del proyecto (incluyendo el KnowHow y la utilidad).
condiciones que acuerdan las partes de cómo evaluar y el resultado final
del proyecto. Se financiará por etapas y al terminarse con los
resultados esperados (terminación exitosa), se financiará el KnowHow y
la utilidad contratada.

¿CÓMO SE ORGANIZA EL FINANCIAMIENTO EN LA EJECUCIÓN DEL PROYECTO?

Financiamiento en adelanto
El financista, una vez aprobado el proyecto y firmado el contrato, podrá
entregar al ejecutor, en calidad de pago adelantado, una parte del
financiamiento que corresponda a la etapa que se ejecutará en el período
fiscal que se trate, y que no debe exceder del 75 % de su presupuesto.

Registro de los gastos realizados por el ejecutor
El ejecutor está en la obligación de realizar un registro contable
adecuado, que cumpla con los requisitos exigidos por el Ministerio de
Finanzas y Precios y por los lineamientos particulares que se hayan
dictado por su organismo rector y/o por el CITMA para ello,
identificando perfectamente de qué proyecto se trata (Centros de costos)
y dentro de éste, por etapas.

Certificación de cada etapa
En los períodos contables se controlará el cumplimiento del cronograma
de ejecución del proyecto, dos veces al año: mayo-junio y
noviembre-diciembre.
Al terminar cada etapa prevista en el proyecto y en el contrato, y tener
listos los resultados planificados, se procederá a certificar su
cumplimiento, por un grupo especializado y nombrado para ello (Consejo
científico, Comité de expertos, etcétera.).

Pago final de la etapa
Con dicha certificación, el ejecutor gestionará que el financista le
liquide dicha etapa; igualmente se podrá anotar en los registros
contables como ingresos y gastos [Cuba. Ministerio de Finanzas y
Precios. Resolución 26/98 e Instrucción 7. Informes referentes a los
ingresos y gastos en que incurran en el desempeño de las Unidades de
Ciencia y Técnica. MFP, Cuba, 1998.] lo correspondiente a dicha etapa y
reportarlos como tal, cancelando los cobros anticipados y producciones
en proceso.

Pago final del proyecto
Una vez que se han concluido todas las etapas y se ha redactado el
informe final de terminación del proyecto, con los informes finales de
sus resultados, y debidamente aprobados por el grupo correspondiente
(Consejo científico, Comité de expertos, etc.), el ejecutor gestionará
la liquidación del proyecto, incluyendo el Know-How y la utilidad.
Al igual que se fueron registrando los ingresos y gastos parciales se
deberá registrar el ingreso complementario y cualquier gasto pendiente,
una vez que se apruebe la terminación exitosa del proyecto; si la
terminación no resulta exitosa y el proyecto se detiene en cualquiera
etapa parcial, no se debe recibir la cuota de Know-How ni la utilidad.

Por todo lo anterior concluimos que el material que se presenta como
alternativa en el manejo financiero de programas y proyectos; es un
capítulo prioritario vinculado al ciclo de vida del proyecto y sus
etapas. Constituye un documento que conduce, encamina o bien facilita la
elaboración de proyectos y el manejo de las finanzas por los actores
principales desde el inicio hasta su liquidación.

C. Datos de la economía sanitaria cubana.

Cuadro A. Gastos del sector de la salud y su comparación con el PIB y el
presupuesto del estado. Período: 1990-1996.

Año Gasto
(MMP) Gasto
por Hab. Gasto en Salud como % del PIB* Gasto en Salud como % del
Presupuesto Estatal
1990 1045.1 98.6 5,3 6.6
1991 1038.5 97.1 6,4 6.3
1992 1038.9 96.2 7,0 6.6
1993 1175.8 107.9 7,8 7.4
1994 1166.4 106.0 6,1 7.5
1995 1221.9 111.1 5,6 8.0
1996 1310.1 119.1 5,7 9.6
1997 1382,9 125,3 6,0 10,9
Fuente: Centro de Investigaciones Financieras del Ministerio de Finanzas
y Precios. Basado en los Informes de Liquidación del Presupuesto del
Estado.
(*): A precios constantes.

Cuadro B. Financiamiento del sector salud en divisas convertibles.

AÑO GASTO REAL
(MMUSD) ESTRUCTURA PORCENTUAL CON RELACION A 1989
1989 227.3 100.0
1990 127.3 …..
1991 98.0 …..
1992 70.7 …..
1993 66.9 …..
1994 90.1 39.6
1995 108.0 47.5
1996 126.6 55.7
1997 112,3 49,4

Fuente: Dirección de Planificación y Economía. MINSAP

D. INSTITUTO PEDRO KOURI.

Un desvío en el kilómetro seis de la autopista La Novia del Mediodía, en
La Habana, lleva a la entrada del Instituto de Medicina Tropical Pedro
Kourí (IPK), una de las joyas institucionales de Cuba. En el moderno
complejo de 10 edificios, eminentes científicos de la isla investigan
más de 12 especialidades, desde biotecnología hasta tratamientos para el
VIH/sida.

Durante el proceso, Gustavo P. Kourí se ha destacado en diversas e
importantes actividades. Dirige el Centro Colaborador de Investigación y
Adiestramiento en Malacología Médica y Control Biológico de Vectores y
Huéspedes Intermediarios de la Organización Panamericana de la
Salud/Organización Mundial de la Salud, uno de los tres centros
colaboradores de la OPS/OMS que funciona en el IPK. Es miembro de la
Junta Coordinadora Común del Programa Especial de Investigaciones y
Enseñanzas sobre Enfermedades Tropicales y miembro del Consejo de la
Sociedad Internacional de Enfermedades Infecciosas. También formó parte
del Comité Asesor del Centenario de la OPS, en 2002, cuando la
organización celebró sus 100 años. En Cuba en 1996, recibió el máximo
honor que concede su país, Héroe del Trabajo de la República.

En 1979, el gobierno cubano decidió darle apoyo a las actividades del
instituto; para ello lo adscribió al Ministerio de Salud y contrató al
joven Kourí como director.

"Empezamos esta segunda etapa con el apoyo pleno de nuestro gobierno y
decidimos llevar al instituto al más alto nivel científico en el menor
tiempo posible", dice Kourí y luego añade: "Esta tarea me la asignó
personalmente nuestro presidente".

El nuevo Instituto Kourí estableció relaciones científicas con
organizaciones internacionales de todo el mundo y con otros países,
entre ellos, los Estados Unidos. El apoyo del Programa Especial de
Investigaciones y Enseñanzas sobre Enfermedades Tropicales (TDR) del
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Banco
Mundial y la OMS, fue particularmente crucial para la reorganización del
instituto. El TDR aportó capacitación, subvenciones para investigaciones
y proyectos y ayudó al instituto a efectuar intercambios con otros
centros científicos de todo el mundo.

Actualmente, el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí ocupa 52.000
metros cuadrados y cuenta con 700 empleados; se
ha convertido en el
principal centro de investigación y de capacitación en enfermedades
infecciosas de Cuba, además de tener un rol fundamental en las
iniciativas internacionales para controlar las enfermedades tropicales.
Muchos de los laboratorios nacionales de Cuba funcionan en el instituto,
y es el único establecimiento de la isla que ofrece atención terciaria a
pacientes con VIH/sida. Sigue recibiendo apoyo del TDR, así como de
Francia, España, Bélgica, la Unión Europea, el Wellcome Trust, y el
Centro Canadiense de Investigaciones para el Desarrollo Internacional
(IDRC), entre otros.

Aunque inicialmente el instituto limitaba su trabajo a la parasitología
y la medicina tropical, ahora se ocupa de las enfermedades infecciosas
en general, y tiene proyectos en más de 12 temas de investigación. Estos
varían desde enfermedades de transmisión sexual e infecciones en
pacientes con inmunodepresión hasta estrategias para el control del
mosquito Aedes aegypti.

El IPK está a cargo de la evaluación y de las pruebas clínicas de todas
las vacunas producidas en Cuba, "lo que es un trabajo pertinente para
nuestra industria de la biotecnología, porque así determinamos la
eficacia de nuestros productos", dice Kourí. Entre las vacunas que el
instituto está desarrollando o preparando para someterlas a prueba se
encuentra una vacuna recombinante contra el dengue y otra para el VIH.
También está a cargo del control y evaluación del tratamiento
antirretroviral para el VIH/sida, que el gobierno suministra sin costo
alguno a los que padecen la infección. (Como parte del sistema de salud
pública de Cuba, el IPK presta sus servicios en forma gratuita a los
cubanos.)

Por otra parte, el IPK tiene un programa de residencia en medicina y
ofrece maestrías y doctorados en virología, bacteriología,
parasitología, control de vectores, epidemiología y enfermedades
infecciosas.

El Instituto Kourí ha creado lazos en el terreno de la investigación y
la educación con diversas instituciones académicas de los Estados
Unidos, entre ellas, las universidades de Cornell, Harvard, Princeton y
Yale. La más importante de estas relaciones ha sido con el Centro David
Rockefeller para Estudios Latinoamericanos de Harvard. Desde la creación
del centro, en 1994, una de sus prioridades ha sido la de reanudar y
ampliar nexos con académicos e instituciones de Cuba. A través de la
iniciativa "Programa Cuba", el centro ha auspiciado la colaboración
entre instituciones cubanas homólogas y las escuelas de Medicina y de
Salud Pública de Harvard, además de la Escuela de Gobierno John F.
Kennedy y hasta la Escuela de Postgrado en Diseño.

El instituto también ha desarrollado relaciones dentro de los círculos
gubernamentales de los Estados Unidos. Gary Clark, jefe de la Unidad
para el Dengue, de los Centros para el Control y la Prevención de
Enfermedades (CDC), conoce a Kourí desde hace más de 10 años y participa
en los cursos sobre el dengue que dicta el IPK. Señala que esas
actividades de colaboración son importantes para los investigadores
tanto de Cuba como de los Estados Unidos, así como de otros países.

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=9276

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *