Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
February 2007
M T W T F S S
« Jan   Mar »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728  
Categorías
Archivos

Vision superficial de cuba

"Vision superficial de cuba", por Jaime Loring
11/02/2007 JAIME Loring

Digo superficial porque lo que voy a contar no se apoya en ninguna
investigación económica o sociológica. Es solamente un relato de lo que
se puede ver andando por la calle, hablando con personas bien
informadas, que tienen una posición mental no caracterizada ni por su
adversidad ni por su simpatía con el régimen, sino por su independencia
intelectual y capacidad de análisis. Digo que es una visión superficial
porque puedo contar lo que se ve en la superficie, no lo que hay debajo
de ella. Los proyectos e intenciones que puedan tener los altos
dirigentes políticos del país, los proyectos e intenciones que puedan
tener los llamados "opositores", están fuera de mi alcance. Menos aún lo
que se pueda estar intercambiando en los círculos diplomáticos
internacionales. De Cuba se puede contar lo que se ve. Lo que no se ve,
existe, pero no estoy en condiciones para contarlo, por la sencilla
razón de que no lo conozco.

Lo primero que salta a la vista desde que bajas en el aeropuerto José
Marti, te alojas en el hotel, andas por la calle, asistes a reuniones de
trabajo con intelectuales y profesionales, visitas los escasos centros
comerciales, presencias espectáculos culturales y artísticos, es que
todo sigue igual. Que en Cuba no ha cambiado nada desde que Fidel delegó
sus funciones de gobierno. Se venía hablando y comentando qué pasaría en
Cuba cuando Fidel no estuviera en el poder. Pues ya hace siete meses que
Fidel no gobierna y en Cuba no ha pasado nada. Puede que eso sea porque
Fidel, aunque no gobierne, sigue existiendo tras las bambalinas, o puede
que sea porque el régimen tiene vida propia. El caso es que en estos
siete meses no ha pasado nada, todo sigue igual que antes. Lo que pueda
ocurrir en los próximos siete meses, ya lo veremos.

Lo que sí es cierto es que Cuba no puede entenderse ni comprenderse sin
Fidel. Se puede ser partidario o adversario de Fidel, se puede admirar o
censurar su forma y estilo de gobierno, lo que no se puede es ignorar la
fuerza de su personalidad, ni su capacidad de liderazgo. Durante casi 50
años, desde el 1 de enero de 1959, Fidel ha modelado la sociedad cubana,
ha creado las estructuras sociales, económicas y políticas. Ha
construido un estado a su propia imagen. Y eso lo ha hecho enfrentado a
la primera potencia mundial, a 200 kilómetros de las playas de Florida,
con una base militar USA en el extremo oriental del país. Todo el poder
militar, económico y diplomático de Estados Unidos no ha sido suficiente
para desbancar a Fidel. Cincuenta años son muchos años, las presiones
sobre el régimen político cubano han sido muchas presiones: el bloqueo
económico, el aislamiento diplomático, un intento fallido de invasión
militar. Se ha intentado casi todo.

A más de uno puede que no le guste la comparación, pero a mí Fidel me
recuerda mucho a Francisco Franco . La España de 1939 a 1975 tampoco se
podía entender sin la personalidad de Francisco Franco. También Franco
modeló un estado a su imagen y semejanza. Las instituciones y régimen
político de la época estaban trascendidas por la adhesión inquebrantable
al Caudillo. Hoy en España ya no se ven franquistas por ningún lado. En
aquella época los franquistas estaban por todas partes. Lo pudimos ver
en las colas interminables ante la cámara mortuoria del Generalísimo.
Vista desde el exterior, España y Franco eran una misma cosa, también
hoy Cuba y Fidel son una misma cosa.

¿Cómo es este estado modelado por Fidel Castro? Ellos le llaman
socialismo, yo prefiero llamarlo centralismo estatal. Puede que las dos
palabras signifiquen lo mismo. Yo diría que no tienen exactamente el
mismo significado. Pienso que el socialismo no implica forzosamente un
centralismo estatal absoluto, como el que rige en Cuba. El Estado en
Cuba lo es todo. No hay lugar para ninguna iniciativa o proyecto que no
proceda del Estado, de las altas instancias del poder. Las empresas, la
educación, el arte, la sanidad, el transporte, las comunicaciones, el
comercio, la alimentación, la vivienda, todo está gestionado y
administrado exclusivamente por el Estado. Cualquier iniciativa privada
está excluida. Esto es lo más característico del régimen.

Este sistema conduce a dos fenómenos significativos: la burocracia y la
ilegalidad permitida. La burocracia alcanza límites insospechados. Para
todo hay que pedir permiso. Para todo hace falta una autorización
firmada por algún jefe. Dado el número incontable de autorizaciones que
el jefe tiene que firmar, la firma se retrasa semanas, meses. Cualquier
trámite, el más insignificante, duerme largamente en el despacho de
algún jefe. En consecuencia, cuando el asunto no puede demorarse, se
hace sin permiso, lo cual es ilegal. Son tan numerosos los actos
ilegales, que es impensable que lo desconozcan las autoridades. Por esto
hablo de una ilegalidad permitida.

En Cuba habrá más cosas. Esto es lo que se puede ver.

* Profesor jesuita

http://www.diariocordoba.com/noticias/noticia.asp?pkid=300224

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *