Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
December 2006
M T W T F S S
« Nov   Jan »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Categorías
Archivos

Un viaje por un pequeno infierno cubano

Un viaje por un pequeño infierno cubano
Guillermo Llanos Ricardo
Bitácora Cubana, 30 de diciembre de 2006 – Holguín, Cuba

Cuando las naciones buscan desarrollar los medios de transporte,
poniendo las técnicas más sofisticadas en función del bienestar de las
sociedades, en la Cuba actual transportarse en ferrocarril significa
vivir horas interminables de desesperación y agonía, siendo la situación
más crítica para los residentes de la zona oriental, donde los viajes
alcanzan alrededor de 24 horas de duración.
Juan Manuel Lestapier Borrero es un guantanamero de 67 años de edad,
jubilado, que en los últimos dos años ha tenido que viajar en
ferrocarril, ya que como enfermó del corazón viaja al Cardiocentro de La
Habana, y según manifesta, "el transportarse por este medio es un viaje
por un pequeño infierno cubano".

Este jubilado recibe como pago por los 34 años de labor en las zafras
cafetaleras una pensión de 213 pesos (poco menos de 9 dólares). En su
último viaje, tuvo que pagar a sobreprecio un pasaje para regresar a su
suelo natal, después de dos días de intentar mercarlo a precio normal.
El tren traía cuatro horas de retraso, según informaron por el audio de
la Terminal, el retraso se debía a problemas técnicos.

Cuando Juan Manuel abordó el coche número 5 pensó que su agonía llegaba
a su fin, pero era entonces cuando todo comenzaba. Con un ortopédico
asiento, imposible que su cuerpo descansara. Al tren aproximarse a Santa
clara estuvo más de tres horas detenido por roturas en un cruce. A la
hora de recibir alimentos estos estaban en estado de descomposición y no
había agua para aliviar la sed de los pasajeros. Al llegar a Camagüey,
Lestapier Borrero tuvo que cerrar la pequeña ventanilla, ya que
alertaron que en esta ciudad eran frecuentes los asaltos a las pertenencias.

El tren llegó a su destino a las 25 horas de viaje, con sus pasajeros
pasando hambre, sed y sufriendo el sofocante calor.

Juan Manuel Lestapier Borrero jamás pensó que este viaje sería una burla
a él y a los pasajeros que utilizan este medio de transporte, ya que en
días recientes se había difundido por la televisión cubana un reportaje
sobre el cambio que había dado el ferrocarril cubano en los últimos
meses del año.

Agencia de prensa Jóvenes sin censura (El gobierno cubano le niega a
esta agencia su reconocimiento legal)

http://www.bitacoracubana.com/desdecuba/portada2.php?id=3669

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *