Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
August 2006
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Categorías
Archivos

Proyectos comunistas

Proyectos comunistas

Shelyn Rojas

Bitácora Cubana, 22 de agosto de 2006 – La Habana

– Después de diez meses de estudios, los jóvenes descansan en los meses
de julio y agosto. Aprovechan para salir a pasear, o al menos, eso es lo
que intentan. En la isla no existen muchos lugares de paseo ni diversión
para ellos.

El antiguo parque Lenin está cerrado hasta próximo aviso. En la mayoría
de las discotecas, la entrada y el consumo son en moneda libremente
convertible, CUC.

Un paseo por cualquier lugar, lejos de ser entretenido, puede resultar
tedioso -en el mejor de los casos- a causa del transporte; peligroso por
los asaltos o terminar sentado largas horas en un banco de cualquier
unidad policíaca a causa de un policía que te pide la identificación y
te acuse de estar lejos de tu vivienda.

Gran parte de las playas de Varadero son para los extranjeros.

Sólo queda la alternativa del Campismo Popular. Estos se crearon hace 25
años, cuando las casas en las playas fueron destinadas a organismos y
centros de trabajos.

Para conseguir reservación en un campismo es necesario presentar una
carta de buen estudiante que especifique que participas en las tareas
revolucionarias y que eres miembro de la FEEM (Federación de Estudiantes
de la Enseñanza Media). Si no, algún amiguito que pida la reservación y
te invite.

La alternativa de transportarte a los campismos en el tren que sale de
Casa Blanca a Matanzas es el más seguro. Existe un servicio de ómnibus
junto a las reservaciones, el cual no te garantizan por falta de
“combustible”.

El convoy destinado a este recorrido es muy parecido a los tranvías. Son
cinco vagones. A algunos de los asientos le faltan los espaldares y a
otros la parte de sentarte. Están diseñados para dos pasajeros. Las
reglas se rompen por la cantidad de personal. Las ventanillas están
llenas de suciedad. Hay poco fresco y ventilación: problemas del diseño.

Los vagones se alumbran con tubos de luz fría, opacos y a punto de
fundirse. Cuando el tren hace algún corte con el cable, las luces se
apagan y al rato vuelven a prenderse, así es en toda la trayectoria.

Muy similares a los famosos camellos que transitan por la cuidad, van
repleto de personas.

La terrible odisea es hasta la parada de Canasí, a varios kilómetros de
los campismos. Allí hay un tractor con una carreta que cobra 10 pesos
por persona. Es la única opción, de lo contrario a caminar.

Las cabañas de una sola habitación, baño y cocina, son de construcción
rústica, apenas sin terminado y los techos de tejas de fibrocemento,
agujereado.

En la cabaña número 70 del campismo La Laguna reina el comején. Las
ventanas hay que asegúralas al abrirlas, tienden a caerse. En la puerta
te dan la bienvenida más de una decena de cucarachas. Emilio, uno de los
jóvenes campistas, regresó al día siguiente para su hogar, aterrado por
las cucarachas, los mosquitos y otros insectos.

El servicio sanitario no tiene lavamanos. Por el piso del baño corren
los orines que se filtran por debajo del inodoro.

Por esos días, la piscina estaba vacía, sólo estaba disponible la del
campismo contiguo.

Una sola piscina para tres complejos. Por la tarde la piscina se tornó
de un color verde amarillo extraño. El agua para bañarse tenía un
horario, la comida también. El menú no variaba. Una ración por persona
de arroz amarillo con “pollo”.

Sin embargo, en el campismo Los Cocos no te dejan entrar. Es sólo para
extranjeros, funcionarios y trabajadores vanguardias. Desde lejos se
divisa la diferencia de la construcción de sus cabañas de hormigón y los
aires acondicionados.

“Panoramas”, comentaba con “el Cuco” -otros jóvenes del grupo- los
problemas que hay en el lugar.

Una señora de edad avanzada que lo escuchaba se aproximó a ellos y a
gritos le respondió que no le permitiría esos comentarios, que aquello
era “un proyecto comunista para la juventud”.

Estas experiencias las vivieron muchachos de la barriada de Lawton,
quienes decidieron regresar antes de lo previsto.

Por supuesto, no regresarían en tren. Prefirieron hacerlo por las
carreteras, a la deriva, pidiendo aventones a camiones de carga. Era
preferible y más seguro.

http://www.bitacoracubana.com/desdecuba/portada2.php?id=2764

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *