Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
July 2006
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Categorías
Archivos

Aumentan los precios y los problemas

ECONOMIA
Aumentan los precios… y los problemas

Oscar Espinosa Chepe

LA HABANA, Cuba – Julio (www.cubanet.org) – El proceso inflacionario
presente en Cuba desde hace algún tiempo se ha acelerado en 2006. La
imprescindible electricidad, los alimentos y el transporte por ómnibus
golpean el bolsillo de los cubanos.

En enero comenzaron a aplicarse nuevas tarifas eléctricas, que pueden
llegar hasta un 333% de incremento por kilowatt/hora consumido, lo cual
hace que cualquier ciudadano que posea un equipo de aire acondicionado
tenga que emplear casi todo su salario para pagar el aumento. Una
familia de cuatro personas que consuma 200 kilowatts/hora, a lo que se
llega en el caluroso verano cubano con el solo uso de ventiladores,
deberá pagar un 52% más, mientras que a mayor consumo más elevado el
costo del kilowatt, y por tanto el porcentaje de aumento.

Ahora le ha llegado el turno al transporte interprovincial por ómnibus.
Un viaje de La Habana a Pinar del Río cuesta entre 33 y 35 pesos, más de
cuatro veces el valor anterior. Llegar a Santa Clara significa 56 pesos,
a Sancti Spíritus, 69 y a Camagüey, 106 pesos, varias veces lo que
costaba. Los precios a Santiago de Cuba y Guantánamo aún no se han
anunciado, pero con toda seguridad rondarán los 200 pesos, o sea, varias
veces el precio previo.

En los mercados de alimentos, incluidos algunos estatales, es normal
ofertar un mango a cinco pesos, un mamey a 15 a 20 pesos, una piña a 15,
un aguacate a 10 a 20 pesos. La carne de puerco fileteada, con alguna
grasa, se encuentra a 35 pesos la libra en los establecimientos
gubernamentales, mientras en los mercados campesinos donde concurren los
privados la oferta es a 40 pesos la libra, con mejor calidad.

Todo esto ocurre en el marco de salarios muy reducidos (mínimo 225
pesos, obtenido por un elevado porcentaje de los trabajadores) y
pensiones sumamente bajas (mínimo 164 pesos, percibido por
aproximadamente el 52% de los jubilados).

Asimismo, hay que apuntar que los intereses cobrados a las personas que
financian las compras de refrigeradores y otros equipos eléctricos
sobrepasan el 10%. Esto se une a precios muy altos de esos equipos. Por
ejemplo, los refrigeradores chinos cuestan alrededor de seis mil pesos.

El gobierno justifica estos incrementos de precios por la necesidad de
reducir los niveles de subvención a los productos y servicios de primera
necesidad. Sin embargo, no habla de los bajos salarios e ingresos de los
trabajadores, que como promedio según cifras oficiales son de 398 pesos
al mes, un equivalente inferior a 20 dólares. Por un lado, se desea
reducir la subvención a lo vendido a la población, pero permanece
vigente la subvención que los trabajadores tienen que darle al Estado,
al recibir emolumentos muy inferiores a los pagados en la mayoría de los
países.

Desde hace algunos años el gobierno no publica el índice de inflación,
pero resulta casi seguro que en 2005 debió ser superior al 10%, teniendo
en consideración que a principios de ese año el litro de diesel aumentó
en un 71% e incrementos notables llegaron hasta artículos de venta
racionada, como una parte de la cuota de arroz o de café, que de 10
centavos por dos onzas vendido cada 10 días, pasó a cinco pesos
mensuales por cuatro onzas del producto puro.

En 2006 es mucho peor, como se señaló anteriormente, por lo cual el
índice de inflación crecerá, haciendo que el interés que se está pagando
por las cuentas de ahorro a plazo fijo, nunca mayor al 8%, arroje un
saldo negativo, ya que el por ciento del crecimiento de los precios
rebasa en demasía las tasas de interés pagadas a los ahorristas.

La situación se agrava por la política de recentralización económica
puesta en vigor, que se traduce en una disminución adicional de la
eficiencia económica y la productividad, lo cual impide el incremento
real de los salarios. Hay que subrayar, además, que se observa un
aumento apreciable del déficit presupuestario. Al cierre de 2005 esta
cantidad negativa era de 1,945 millones de pesos, tres veces más que el
déficit que hubo en 2000. Las autoridades indican que este porcentaje es
el 4.2 del PIB obtenido este año. Sin embargo, la cifra anunciada del
PIB es muy poco creíble, y no ha sido aceptada por organismos
internacionales como CEPAL y PNUD, por lo cual resulta muy poco
convincente la relación porcentual señalada.

Indudablemente, en Cuba se está aplicando una política con
características totalmente neoliberales, al continuar reduciéndose el
nivel de vida de la población, con el agravante de faltar mecanismos
para que los trabajadores y campesinos puedan defender sus intereses.

Esta situación está llevando a los cubanos a la desesperación, lo que se
manifiesta en altos índices de violencia, corrupción, delitos,
inestabilidad familiar, baja natalidad, suicidios y otros males que
continúan profundizándose y extendiéndose en la sociedad cubana.

http://www.cubanet.org/CNews/y06/jul06/07a7.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *