Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
June 2006
M T W T F S S
« May   Jul »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Categorías
Archivos

Llegado el momento

POLITICA
Llegado el momento

Aleaga Pesant

LA HABANA, Cuba – Junio (www.cubanet.org) – El ex miembro del Buró
Político del Partido Comunista de Cuba Juan Carlos Robinson fue
condenado el pasado 16 de junio a 12 años de privación de libertad,
acusado por un delito de tráfico de influencias de carácter continuado.

Según el periódico Granma, en una nota del Buró Político, durante la
vista oral declararon dieciséis testigos y fue analizada una amplia
prueba documental.

Lamentablemente, estas evidencias no se han presentado a la opinión
pública nacional, como debiera ser, por la alta responsabilidad pública
del encartado.

Según la nota de prensa, y como es normal en estos casos desde que
existe la inquisición y las purgas estalinistas, “el acusado se declaró
responsable de los hechos imputados y agradeció el tratamiento recibido
durante la instrucción del expediente de fase preparatoria”.

Al incriminado se le impuso una sanción de doce años de privación de
libertad, con unas llamativas “accesorias de privación de derechos
públicos”, consistentes en la pérdida del derecho al sufragio activo y
pasivo, así como a ocupar cargos de dirección en los órganos
correspondientes a la actividad administrativa del estado, en unidades
económicas y en organizaciones sociales y de masas.

Según la sentencia dictada, quedó demostrado que el procesado, en franco
proceso de debilitamiento ideológico, con abuso de su cargo, olvido de
sus altas responsabilidades y de la probidad exigida a un cuadro
revolucionario, hizo uso de sus influencias con el propósito de obtener
beneficios.

La nota del Buró Político señala que “durante el proceso se cumplieron
los términos procesales y se actuó con estricto respeto de los derechos
y las garantías establecidas en la ley de procedimiento penal”.

Sin embargo, llama la atención que el condenado es el primer miembro del
Comité Central y el Buró político del Partido Comunista llevado a la
cárcel. Además, no se ha dicho una palabra sobre la acusación; y
definitivamente no es clara la figura delictiva que maneja la nota de
prensa.

Si en Cuba las encuestas se dedicaran a medir los rangos de popularidad
de los políticos y fueran fiables, éstas reportarían que el relevado, ni
en la cumbre de su carrera política, gozó del afecto de sus
conciudadanos. Su manera autoritaria, poco inteligente de dirigir,
apegada a la mayor ortodoxia, lo hacían impopular en cualquier escenario.

Sin embargo, su destitución y envío a prisión no tiene que ver con su
impopularidad y rechazo de la población, sino con el fin de la confianza
política que la élite gobernante depositó en él. Quizás no seguir al pie
de la letra las instrucciones emanadas del liderazgo revolucionario pudo
ser un motivo para su defenestración.

Ejemplos anteriores de este tipo fueron las destituciones de Diocles
Torralba (ministro de Transporte, 1989) y Gary González (director de
Publicitur, 1986). Ambos fueron separados de sus funciones debido a su
manera poco ortodoxa de asumir las orientaciones.

Como en la historia reciente de la isla la corrupción existe a todos los
niveles es difícil que se incrimine a unos comunistas y a otros no. Es
posible que Robinson obtuviera y lucrara con algunos beneficios que le
daba el cargo, al igual que lo hace la mayoría de sus correligionarios
que se mueven en las alturas del poder.

Producto de esta misma forma autocrática de organizar la sociedad, los
líderes (directores de empresas, ministros, primeros secretarios del
Partido Comunista y el mismo Comandante en Jefe) tienen cuentas
bancarias a discreción. Pero, ¿por qué acusar a Robinson?

Algunos consideran que al encarcelar a Robinson no sólo lo golpeaban a
él, sino que se estaba golpeando a la cúpula gobernante, para imponer
disciplina, de cara a la transición. Esta percepción convertiría al
convicto en el chivo expiatorio del momento, como lo fueron Portales,
Robaina, Ochoa, La Guardia, Aldana, Luis Orlando Domínguez, Borrego.

La expulsión del Partido y la condena a Robinson puede ser un mecanismo
dentro de las más altas esferas de la administración para sembrar el
miedo en los hombres del estado, amenazar a los líderes comunistas del
gobierno y a la burocracia socialista, y someterlos a la misma situación
de indefensión e inseguridad a la que se enfrentan los vecinos de un
disidente cuando le orquestan un mitin de repudio.

El juicio y condena a prisión de Juan Carlos Robinson, basados en un
delito poco entendible y no claramente tipificado en el código penal,
les recuerda a los partidarios del actual régimen que la bota de la
represión está dispuesta a pisar a sus acólitos con total impunidad, y
que los opositores pacíficos no son las únicas victimas del régimen.

http://www.cubanet.org/CNews/y06/jun06/28a6.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *