Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
April 2006
M T W T F S S
« Mar   May »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Categorías
Archivos

CUBA EN LOS OBJETIVOS Y METAS DEL MILENIO (XIII)

CUBA EN LOS OBJETIVOS Y METAS DEL MILENIO (XIII)
Por: Lic. Oscar Espinosa Chepe

El Objetivo VII adoptado en la Cumbre del Milenio de las Naciones
Unidas, en Septiembre del 2000, está destinado a ¨Garantizar la
Sostenibilidad Ambiental¨; fin procurado mediante las metas siguientes:

· Meta IX: Integrar los principios del desarrollo sustentable en las
políticas y programas

nacionales e invertir la pérdida de recursos ambientales.

· Meta X: Reducir a la mitad, para el Año 2015, la proporción de
personas que carecen de

acceso sostenible al agua potable, es decir, no tienen acceso
diario a, al menos, 20 litros

de agua potable por persona en un radio de 1 kilómetro de su vivienda.

· Meta XI: Mejorar considerablemente para el Año 2020, la vida de
por lo menos 100 Millones de habitantes de los barrios más precarios.

Las metas propuestas para el cumplimiento del Objetivo VII, sobre todo
las X y XI, en sentido general corresponden a sociedades mucho más
atrasadas que la cubana, y aparentemente, si se toman como base los
datos oficiales, esos fines programados por las Naciones Unidas ya han
sido logrados y superados en La Mayor de Las Antillas.

Sin embargo, en términos reales, el Tema Medioambiental encierra
peligrosos retos por los graves problemas que en esta materia afronta
nuestro país actualmente y las perspectivas existentes de que esta
situación continúe agravándose, si no se enfrenta con la seriedad
requerida.

En el Segundo Informe presentado por el Gobierno cubano sobre el
Cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, presentado a la
Organización de Naciones Unidas, el tema del Medio Ambiente es tratado
con superficialidad y se presenta un escenario muy alejado de los
acuciantes y complejos problemas existentes. Un ejemplo concreto es la
falta de mención al terrible problema de la degradación de la tierra,
resultante de su mal manejo durante decenios, debido a la carencia de
una adecuada rotación de los cultivos, excesivo e incorrecto laboreo,
desmedido uso de productos químicos, inapropiada utilización de las
aguas subterráneas, deforestación indiscriminada, cultivos no acordes
con los suelos, el monocultivo, y otras prácticas inconvenientes que ha
provocado que el 65,2% de la superficie insular estudiada sea poco o muy
poco productiva (ver Cuadro I), con enormes áreas con altos niveles de
salinidad erosión, mal drenaje, compactación, muy bajo contenido de
materia orgánica, baja retención de humedad, elevados grados de acidez,
muy rocosas y/o pedregosas; con áreas desertificadas relativamente
extensas, en particular en la zona oriental del país, ( Ver Cuadro II).

Este estado de cosas en materia de degradación del suelo es de tal
magnitud y gravedad, que el gobierno se ha visto obligado a solicitar
la asistencia del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, a
fin de poder enfrentar el problema ambiental más serio y complicado de
resolver para el desarrollo sustentable de Cuba.

CUADRO I

CLASIFICACIÓN AGROPRODUCTIVA DE LOS SUELOS DE CUBA. AÑO 2001(a)

TOTAL MUY
POCO MUY POCO

Territorio Miles de hás Productivos% PRODUCTIVOS % Productivos
% Productivos %

CUBA 8725,3 19,2 16,2
18,5 46,7

Provincias

Orientales (b) 3171,6 12,7 13,5
16,0 57,8

· há = hectárea

· (a) Superficie estudiada

· (b) Incluye las provincias de Las Tunas, Holguín, Granma,
Santiago de Cuba y

Guantánamo.

FUENTE: Anuario Estadístico de Cuba, 2004

En cuanto a los recursos hidráulicos, la situación es también altamente
preocupante, por la disminución en los niveles de precipitación. Si la
media anual de precipitaciones entre 1931 y 1960 fue de 1468 milímetros,
ese mismo indicador entre 1961 y 2000 se redujo a 1335 mm, con una
pronunciada tendencia al descenso en los últimos años, lo cual queda
demostrado en el trienio 2002-2004 con 1232 mm de promedio nacional
anual. Debe subrayarse que la escasez de lluvia ha sido
considerablemente peor en la zona oriental de la Isla.

Pero no se trata únicamente de que haya menor disponibilidad de agua,
sino que ocurre un gran despilfarro del vital líquido existente.
Recientemente, la máxima dirección del Instituto de Recursos Hidráulicos
reconoció que el 60,0% del agua suministrada en el país se pierde debido
a los salideros, fundamentalmente por el mal estado de las conductoras.
Sólo en la capital habrá que cambiar 2200 kilómetros de redes, por ser
irreparables, de los 3000 existentes. Esto da una idea de la pésima
utilización de los recursos hidráulicos.

CUADRO II

PRINCIPALES FACTORES LIMITANTES DE LOS SUELOS CUBANOS, AÑO 1996

ÁREA AGRÍCOLA AFECTADA

FACTORES
Millón de Hectáreas %_____

Salinidad y Sodicidad
1,0 14,9

Erosión (de muy fuerte a media)
2,90 43,3

Mal Drenaje
2,70 40,3

De ello:

Mal Drenaje Interno
1,80 26,9

Baja Fertilidad
3,00 44,8

Compactación
1,60 23,9

Muy bajo contenido de

Materia Orgánica
4,66 69,6

Baja Retención de Humedad
2,50 37,3

Pedregocidad y rocosidad
0,80 11,9

Muy Rocosos y Pedregosos
0,45 6,7

Desertificación:

Zonas Húmedas
0,81 12,1

Zonas Secas
0,71 10,6

FUENTE: Instituto de Suelos

Anuario Estadístico de Cuba, 2004

Por otra parte, la pésima calidad de las aguas de ríos y embalses
resulta de conocimiento público, debido al vertimiento en ellos de
desperdicios de todo tipo, incluidos los de muchas fábricas con
peligrosos residuos químicos, así como los albañales y otros desechos de
las ciudad
es y pueblos. Esto provoca nefastas consecuencias para la
vida acuática en esos lugares.

Igual situación puede apreciarse en bahías y puertos, agravada por el
tráfico marítimo y las labores portuarias, lo que ha llegado a tales
niveles de gravedad que el gobierno ha solicitado la cooperación
internacional para enfrentar este problema.

En cuanto a la mitigación de gases nocivos y la adaptación a los cambios
climáticos, son contradictorios los datos aportados por el Segundo
Informe del Gobierno Cubano sobre el Cumplimiento de los Objetivos del
Milenio. Se señala que el per capita de emisiones de dióxido de carbono
originadas por el ser humano producto de la quema de combustibles
fósiles, la combustión de gas en antorcha y la producción de cemento ha
descendido de 3,31 toneladas por habitante en 1990 a 2,40 en 1996; un
descenso de aproximadamente 27,5%, sin aportar datos más actualizados.

Realmente en ese período el Producto Interno Bruto (PIB) cubano se
contrajo en un 25,1%; mientras el volumen físico de la producción
industrial diminuyó en el 50,0%, y la elaboración de cemento en un
53,3%, con reducciones aún más sensibles en el tráfico de pasajeros y de
carga, actividades altamente contaminantes. Como puede comprenderse, en
estas condiciones, la citada minoración en las emisiones de dióxido de
carbono fue irrelevante, cuando no indicativa de un descenso relativo en
la eficiencia para controlar el nocivo gas.

Ciertamente, el gobierno gasta muchos recursos en hacer propaganda sobre
sus planes para lograr un supuesto desarrollo sustentable, pero como ha
podido apreciarse en los datos señalados, todo queda en intenciones sin
resultados concretos de relevancia práctica.

En cuanto al acceso a agua potable y a saneamiento, a pesar de las
cifras globales que pudieran impresionar, no hay dudas de que existen
muchas dificultades. En épocas de sequía, la distribución de agua por
conductoras hasta los hogares se reduce extraordinariamente, teniéndose
que emplear carros de distribución, las llamadas pipas, en condiciones
higiénicas reducidas.

Por otra parte, hay que señalar que regularmente la calidad del agua
potable es deficiente. Como señaláramos anteriormente, la mayoría de
las tuberías poseen salideros, por los cuales la corriente de agua
potable se contamina con las aguas negras, y también con derrames por el
mal estado de los sistemas de evacuación.

En cuanto a la recogida de desechos, en modo alguno puede calificarse de
adecuada. En la privilegiada ciudad de La Habana, con aproximadamente
el 20,0% de la población cubana, se generan diariamente 15 000 m3 de
basura, cuya recogida demanda entre 15 y 60 camiones colectores, y no
menos de 15 000 contenedores. Datos publicados por el periódico Granma
el 16 de febrero de 2006 señalan que las disponibilidades ascienden de
20 a 30 vehículos, la mayoría con más de tres décadas de explotación y
en un pronunciado estado técnico deplorable. Paralelamente escasean los
contendores y no resulta fácil reponer los que anualmente salen de
circulación por diferentes causas en una cifra oscilante entre
1500-1600. La situación se torna más difícil por la falta de recursos
de los trabajadores de Comunales, sin guantes ni palas y con escasas
motivaciones salariales. Los inspectores afrontan igual problema
salarial, por lo cual la plantilla ascendente a 309 sólo está cubierta
en un 70,0%, y se estima que los funcionarios necesarios deberán llegar
a 460 cuando se aplique una estructura más acorde con los requerimientos.

Como consecuencia, la recogida de los desechos en La Habana es muy
irregular, por lo que resulta normal que la basura se acumule durante
días en las esquinas de céntricos lugares, sobre todo en las zonas más
populosas. En el interior del país el problema en ocasiones se torna
más complejo, por la inexistencia de transporte automotor, el cual es
sustituido por carros tirados por fuerza animal, lo que requiere,
además, un gran esfuerzo por parte de los trabajadores de Comunales.

Asimismo, la situación del alcantarillado es preocupante debido a la
falta de mantenimiento. Un significativo porcentaje de los sistemas
están absolutamente bloqueados por el depósito durante años de
desperdicios y tierra en muchos lugares, incluidos barrios priorizados
de La Habana. Esto ocasiona fuertes inundaciones durante las lluvias
estacionales o ciclones, lo cual coadyuva muy negativamente al
continuado deterioro de la red vial por la aceleración de su ya
pronunciado desgaste.

Como se puede constatar, a pesar del que el Gobierno habla de elevados
índices de la proporción de la población con acceso sostenible al agua
potable y el saneamiento, en la práctica por los problemas antes
señalados, todos recogidos de fuentes oficiales, el acceso real de los
cubanos a esos servicios es mucho menor debido al alto grado de
ineficiencia.

De todas formas, aún tomando como ¨aceptables¨ los datos oficiales, si
se comparan con un grupo numeroso de países Latinoamericanos y del
Caribe, las diferencias no son ostensibles (ver Cuadro III). Es más, en
muchas oportunidades los índices de acceso de la población a fuentes de
agua y saneamientos mejorados que ostentan las naciones citadas, son
superiores a los de Cuba. Ello demuestra que los avances sociales no
están reñidos con la democracia y el respeto a los derechos humanos.

CUADRO III

ESTADO COMPARATIVO DE VARIOS PAÍSES LATINOAMERICANOS Y DEL CARIBE

EN RELACIÓN CON EL ACCESO SOSTENIBLE DE LA POBLACIÓN A SANEAMIENTO

Y FUENTE DE AGUA
MEROJADOS

POBLACIÓN CON ACCESO SOSTENIBLE A:

PAIS Y CLASIFICACION Saneamiento Mejorado (%) Fuente de
Agua Mejorada (%)

Según el IDH 1990
2002 1990 2002_

BARBADOS (30) 100
99 100 100

ARGENTINA (34) 82
.. 94 ..

CHILE (37) 85
92 90 95

URUGUAY (46) ..
94 .. 98

COSTA RICA (47) ..
92 .. 97

SAINT KITTS y NAVIS (49) 96 96
99 99

BAHAMAS (50) 100
100 .. 97

CUBA (52) 98
98 .. 91

MÉXICO (53) 66
77 80 91

PANAMÁ (56) ..
72 .. 91

TRINIDAD y TOBAGO (57) 100 100
92 91

ANTIGUA y BARBUDA (60) .. 95
.. 91

BRASIL (63) 70
75 83 89

GRANADA (66) 97
97 .. 95

COLOMBIA (69) 82
86 92 92

VENEZUELA (75) ..
68 .. 83

FUENTE: Índice de desarrollo Humano (IDH), elaborado por el Programa de
Naciones

Unidas para el Desarrollo (PNUD), 2005.

Resulta significativo que sobre el estado de la vivienda, en el Informe
del Gobierno Cubano sobre el Cumplimiento de los Objetivos del Milenio,
se tome un dato del 2003 donde señala que el 61,0% clasificaba en buen
estado técnico y el 39,0% en estado regular y malo, siendo las
existentes en las provincias orientales las de peor evaluación con un
50,0% en estado regular y malo. Estas cifras están en contradicción con
un informe emitido por el Instituto Nacional de la Vivienda en Junio de
2005 -un mes antes de la fecha de presentación del Informe a Naciones
Unidas-, donde se reconoce que el 43,0% del fondo habitacional estaba en
malas y regulares condiciones, porcentaje que muchos especialistas
consideran aún poco fiable, teniendo en consideración el deterioro
acumulado de las viviendas a causa de la ausencia de mantenimiento y de
las bajas tasas de construcción de nuevas unidades que desde hace años
son hasta insuficientes para la reposición de las destruidas por los
fenómenos naturales, el efecto del tiempo y la carencia apuntada de
cuidado del patrimonio habitacional.

No hay duda de que junto a otros serios problemas que tiene que afrontar
la sociedad cubana en materia económica, social, demográfica, cultural e
incluso espiritual, los medioambientales y de infraestructura
constituyen considerables retos que deberán resolverse en el futuro. Con
la prolongación de la crisis, estos fenómenos adversos siguen
agravándose y tornándose más complejos, por la incapacidad gubernamental
de reconocer que bajo el actual modelo económico, político y social no
tienen ninguna posibilidad de solución al carecerse de una sustentación
económica capaz de permitir enfrentarlos, ni programas integrales, los
cuales deben contener políticas y medidas jurídicas indispensables para
presentar batalla a estos colosales desafíos. Peligro existe, de
persistirse en el mantenimiento del absurdo estado de cosas nacional,
que nuestra bella y pródiga Isla termine convertida en un árido y
desolado desierto, por obra y gracia de la obstinación.

La Habana, 10 de Abril de 2006

Lic. Oscar Espinosa Chepe

Economista y Periodista Independiente

http://www.bitacoracubana.com/desdecuba/portada2.php?id=1790

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *