Transport in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendario
February 2006
M T W T F S S
« Jan   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  
Categorías
Archivos

Por donde entra el agua al cocotaxi?

SOCIEDAD
¿Por dónde entra el agua al cocotaxi?

Lucas Garve, Fundación por la Libertad de Expresión

LA HABANA, Cuba – Febrero (www.cubanet.org) – El cocotaxi es un invento
automotor cubano. La línea prevaleciente en su diseño es la curva, que
lo asemeja al coco de agua. Al mismo tiempo es la curva que la
propaganda gubernamental lanza desde fines del pasado año para evadir
una solución definitiva al problema del transporte en La Habana.

Desde 1998, los cocotaxis amarillos recorren las calles y avenidas
capitalinas como una diversión para los turistas foráneos. A pesar del
cobro en divisa, estos vehículos despertaron cierta curiosidad, debido a
su forma, al salir a la calle.

Su diseño abierto, lo reducido del espacio, y sobre todo el pago del
trayecto en divisa contribuyeron a que no ganaran popularidad. Sólo una
nota típica para los turistas.

Los cocotaxis en moneda nacional son un cocotazo y una punta de lanza
para los bici taxis, la respuesta individual del cubano para trasladarse
en tramos cortos en las zonas céntricas de la ciudad. Los primeros son
más rápidos porque son motorizados, pero no dejan de ser triciclos. Los
bici taxis, movidos por el pedaleo del conductor, son lentos. En los
primeros, como ya mencioné, el pago del recorrido es en moneda nacional.
Tres pesos en el momento de abordarlos, y luego de los tres primeros
kilómetros, 40 centavos por cada uno recorrido.

En Galiano y San Miguel, justo en una de las aceras del parque que ocupa
el espacio de la antigua tienda El Encanto, hay una piquera de los
flamantes cocotaxis azul oscuro y amarillo que los distingue de los
amarillos en divisa. Precisamente allí existió un lugar de
estacionamiento de bici taxis hasta el debut de los cocos. Ocurre
igualmente con los dos restantes puntos de recogida establecidos en Rayo
y Zanja uno, el otro en Belascoaín y Maloja. Los dos fueron puntos de
estacionamiento para bici taxis.

El quid del asunto reside en que un bici taxi no es controlado
directamente por el Estado. Su propietario o conductor es un trabajador
por cuenta propia, mientras que el conductor del cocotaxi es un
asalariado estatal. He aquí sin duda la primera de las razones de la
puesta en circulación de los nuevos vehículos. Competir con el pequeño
propietario.

Sin embargo, la interrogante se mantiene: ¿Podrán los cocotaxis
convertirse en una solución parcial, al menos, en la transportación de
pasajeros en la capital?

http://www.cubanet.org/CNews/y06/feb06/10a6.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *